Clase Magistral y entrevista de Florent Maudoux y Sourya en el XXI Salón del Manga

Si aquí ya tenemos autóctonos y reputados autores de manga, al otro lado de los Pirineos no son menos. De hecho, son bastante más, teniendo en cuenta la cultura de cómic que hay en Francia, y prueba de ello son dos de los artistas que ayer,  segundo día del XXI Salón del Manga, dieron una clase magistral en el Taller de Manga de l’Escola Joso: Florent Maudoux y Sourya.

Para los  que no los conozcáis, Maudoux es el responsable de la serie Freaks’ Squeele, y junto a Sourya, llevan en la actualidad su exitoso spin off Rojo (ambas editadas aquí por Dibbuks). Ambos son unas de las más destacadas figuras del manga en el país vecino y no han tenido reparos en desvelarnos su método de trabajo en una masterclass de la que os traemos una pequeña crónica, junto con la entrevista que les realizamos.


Ni un asiento libre en el Taller de Manga de l’Escola Joso minutos antes de empezar el acto; el público, impaciente, observa cómo Maudoux y Sourya ultiman los preparativos junto a su intérprete (ambos hablan francés e inglés, pero no castellano) y Santi Casas (técnico habitual de las masterclass de la Joso).

Dan las seis y Josep Maria Polls, jefe de estudios de la escuela, oficia como maestro de ceremonias, presentando a ambos artistas y cediéndoles el turno para que procedan, proyector y página de cómic en pantalla, a explicarnos todos los cómos de su trabajo. Empieza Sourya, detallando tanto el software que usa, en este caso Manga Studio, para entintar los bocetos. Aprovecha esa parte del proceso para dar una serie de nociones sobre narrativa y cómo dirigir la atención del lector, dejando patente que a medida que ha ido evolucionando ha encontrado maneras más sutiles y eficientes de lograrlo, como la colocación estratégica de los globos de texto o la dirección hacia la que miran los personajes. Más adelante, damos otro salto de software, pasando a Photoshop para el coloreado de la página. Mediante el uso de capas, separa los diferentes elementos de la viñeta; así, personajes, fondos e iluminación quedan en planos diferentes, lo cual facilita su edición y retoque en caso de que alguno precise destacar más o menos para que la página funcione correctamente.

La clase magistral de Sourya y Madoux acaba de empezar.

La clase magistral de Sourya y Madoux acaba de empezar.

En este momento, y antes de dar paso a su compañero Florent Madoux, proyectan un video que han preparado para la ocasión, en el que los asistentes podemos comprobar cómo es una jornada de trabajo en el estudio que comparten en Lyon, pudiendo hacerse una idea de la rutina y ambiente que se respira en el mundo laboral del cómic.

Tras esta pequeña aproximación audiovisual a su cotidianeidad, llega el turno de Madoux, quien decide trabajar sobre una ilustración en lugar de una página de cómic. Básicamente, revela al público como va pasando del boceto al entintado y coloreado final, aderezando el proceso con consejos y recomendaciones acerca de la separación de elementos en capas, la composición de la ilustración, etc.

Y por si eso no fuera suficiente, se anima y decide hacer una demostración en vivo y en directo: armado con rotuladores, folios gigantes y un caballete, Florent se atreve con cualquier propuesta de dibujo que le haga el público, y como estamos en el Salón del Manga, no tarda en aparecer Son Goku. Pues bien, el genio francés, no tarda ni cinco minutos en construir la estructura del simpático sayan, revelar lo fácil que es descomponerla en polígonos y, a partir de ahí, realizar el dibujo final añadiendo todos los detalles necesarios. ¿Que no ha quedado claro? No os preocupéis, además de talento le sobra generosidad y dibuja in situ y con la misma facilidad otro personaje, para deleite de los espectadores.

Florent Madoux, descomponiendo en polígonos el Son Goku que le ha pedido una asistente a la clase magistral.

Florent Madoux, descomponiendo en polígonos el Son Goku que le ha pedido una asistente a la clase magistral.

Finalmente, llega la tanda de preguntas, pero para qué engañarnos, la clase magistral ha sido tan completa, tan clara (hay que mencionar la excelente labor de la intérprete) y tan entretenida, que solamente hay una cuestión en el tintero: ¿Qué consejo podéis dar a los dibujantes que intentan dedicarse profesionalmente al manga? La respuesta es clara: Hay mucha gente capaz de dibujar páginas bonitas, pero muy poca capaz de hacer páginas bonitas a gran velocidad, por lo que la clave para vivir de esto es poder producir algo de calidad y en el menor tiempo posible.

Los aplausos no se hacen esperar, y tampoco las peticiones de aquellos que quieren llevarse los dibujos que Madoux ha realizado durante la demostración, algo a lo que el autor accede sin ningún reparo. En la misma línea de afabilidad, y pese a llevar todo un día de firmas y tener otra sesión dentro de diez minutos, tanto él como Sourya se muestran encantados. Así que ahí van las breves cuestiones que les hemos planteado:

David: ¿Consideráis importante realizar estudios o ir a una academia de ilustración o cómic para poder dedicarse a ello, o creéis que con el autoaprendizaje es posible?

Florent Madoux: Creo que antes de ir a la escuela es bueno ser autodidacta, aprender mirando tutoriales de internet y el trabajo de otros en la red. Pero llega un momento en que tienes que ir a una academia o a clases, ya que, por ejemplo, hace nada me ha venido un chico a enseñar sus páginas y está claro que lleva el adn del dibujante en sus venas, pero necesita un maestro que lo guíe y le diga “esto no está bien, debería estar mejor” o “prueba a hacerlo de esta manera”. Es la manera de llegar a ser un profesional.

Sourya: No solamente por lo del maestro, sino, sobre todo, por los compañeros con los que te rodeas en la escuela. Cuando dibujas en tu casa no tienes a nadie que te vea mientras lo haces, o los diversos resultados, mientras que cuando trabajas con otros ves su manera de dibujar y eso te influye, además de que intercambiáis impresiones. En mi caso, el conocer otros dibujantes y estilos e influenciarme con ellos ha sido una gran experiencia.

D.: Llama la atención que os sintiérais atraídos por el manga, teniendo en cuenta que vivís en el corazón del cómic europeo. ¿Es muy popular el manga en Francia? 

F. M.: Sí, es muy popular, especialmente entre la gente joven. Precisamente, ese fue nuestro caso, ya que cuando éramos jóvenes veíamos mucha animación japonesa en televisión, y ya sabes, la animación y el cómic son primos-hermanos, por lo que también nos aficionamos a comprar manga. Más adelante, intentamos hacer una mezcla entre cómics franceses, americanos y la estética manga, ya que dibujando puedes dar rienda suelta a todo aquello que absorbes y quieres expresar.

S.: Sí, también es una cuestión de que creces con el cómic europeo y, de repente, cae algo novedoso y diferente en tus manos, lo cual llama poderosamente la atención y cambia tu manera de dibujar y contar las cosas. En el caso del manga, me atrae el modo en el que ellos expresan las emociones.

D.: ¿Cuál es el mejor consejo que habéis recibido como dibujantes?

F. M.: Estaba en la escuela de animación, y cometía pequeños errores a la hora de dibujar. Un profesor se acercó y me dijo que probase a fijar la hoja con cinta adhesiva. Bien, lo intenté, pero eso me dificultaba todavía más la tarea de dibujar, por lo que me empeñé en intentarlo una y otra vez con la cinta hasta que me saliera bien. Al ver que eso suponía un problema más que una mejora, me quitó la cinta y me dijo que lo importante era el resultado final, no la manera en que lo hacías, que no hay que ser tan cuadriculado o rígido y recurrir a lo que te facilita el trabajo y te permite obtener mejores resultados.

S.: El mío es más general; cuando era pequeño me gustaba leer sobre viajes, y eso me inspiraba ya no solo para dibujar, sino para aprender a contar historias, que es algo que suele dejarse mucho de lado. No todo es dibujar, sino también saber transmitir y contar historias con ello.

D.: ¿Podéis recomendar a los lectores algún otro artista de manga francés?

F. M.: Tony Valente, con el que compartimos editorial, Ankama. Mucha gente se queda con que el dibujo es estilo manga, pero él va más allá, y también trata correctamente las historias. Lo respeto mucho como autor por esa importancia que da a saber contar y  narrar una historia.

De izquierda a derecha: Florent Madoux, Sourya y Marion Duc, editora de Dibbuks.

De izquierda a derecha: Florent Madoux, Sourya y Marion Duc, editora de Dibbuks.

Como veis, tarde completa con Madoux y Sourya, tan profesionales como atentos. Aunque, de aquí a que acabe el Salón, todavía quedan muchas clases magistrales en el Taller de Manga de la Joso, por lo que no os las perdáis, que pueden ser tan geniales como ésta. ¡Os esperamos!

SÁBADO 31 DE OCTUBRE

12:30-13:30 Clase magistral de Hiroya Tanaka

15:00-16:00 Clase magistral de Io Sakisaka, autora de Ao Haru Ride

17:00-18:00 Clase magistral de Tetsuya Tashiiro, autor de Akame Ga kill

18:00-19:00 Clase magistral de Studio Kosen

19:00- 20:00 Clase magistral de Tsuneo Sanda, ilustrador japonés de Star Wars

DOMINGO 1 DE NOVIEMBRE

11:00 – 12:00 Clase magistral de Inio Asano, autor de Solanin

12:30 a 13:30 Clase magistral de Pere Pérez “SaholinMutants”

17:00 – 18:00 Clase magistral  de Tadayoshi Yamamuro, director y Norihiro Hayashida, productor de Dragon Ball Z, la resurrección de “F”

18:30 – 19.30 Clase magistral de Ikari Studio: “Concept de personajes”

Leave a comment

*