¿Qué fue de…? Entrevista a Albert Carreres

Han pasado doce años desde que salió de l’Escola Joso y ya ha trabajado para los mercados español, francés y estadounidense. El caso de Albert Carreres es de los que nos enorgullecemos de comentar cuando se nos pregunta por alumnos que han triunfado profesionalmente. Y no solo por los méritos logrados, sino porque, teniendo en cuenta lo currante que es, son muchos más los que quedan por saborear.

Seguramente muchos de vosotros ya habréis leído algunas de las páginas que este artistazo ha hecho para franquicias tan populares como Cálico Electrónico, Cars, Iron Man o, si estuviéramos al otro lado de los Pirineos, la Selección de Fútbol Francesa, y os habréis quedado con ganas de más, por lo que os traemos una entrevista a Albert en la que nos responde a toda una serie de cuestiones sobre sus inicios como dibujante, su desarrollo profesional, metodología de trabajo y los proyectos en los que se encuentra actualmente implicado, todo ello sazonado con diversos consejos y recomendaciones.

Así que ya sabéis, no perdáis detalle de todo lo que dice un auténtico crack:

 

David: Buenas, Albert! Hace poco más de una década que pasaste por la Joso. ¿Qué curso hiciste y qué recuerdos guardas de esos años?

Albert Carreres: Entré en la Joso en el 2000, número redondo. Acababa de dejar a medias la carrera de Arquitectura Técnica (a partir de tercero se dejaba de dibujar y me aburría soberanamente. Ojo no catee ni una asignatura, pero me aburría. Aparte, no termine de integrarme mucho con los compañeros). Primeramente, hice un curso de verano y finalmente me apunte a Art Gràfic. Era donde se tocaban más temas y más posibilidades había, aunque mi objetivo siempre había sido dibujar cómics.

De esa etapa guardo gratos recuerdos; unos compañeros muy buenos (con los que “competir” y mejorar) y unos profesores de los que podías sacar jugo. Recuerdo con cariño a Rebollo, que lo tuve los 4 años, Jaime Martín, Sempere (¡Que me enseño a dibujar en el cuarto curso!) y algunos más, aunque enumerarlos a todos se haría largo. De todos se podía sacar algo. La cuestión era buscarlo. Y, sobretodo, trabajar: me acuerdo que iba al curso de tardes, salia de clases a las 20 h. y me ponia a dibujar de nuevo hasta las 3 o las 4 de la madrugada. Solo paraba para cenar. Y al dia siguiente si podia levantarme a una hora decente me iba a la escuela a aprovechar las mesas de luz. Menudas horazas le echaba. Lo bueno es que me sirvió para mejorar y, sobretodo, para ganar la cualidad de la perseverancia.

¡Y es que quizás no era el mejor del curso, pero el trabajo y la perseverancia me hicieron ganarme un hueco en la profesion!

D.: Hablando sobre hacerse un hueco en la profesión; ¿Cómo fueron tus inicios tras acabar la formación en la Joso?

A. C.: Bueno, en realidad fue algo bastante progresivo. En cuarto hice de ayudante ocasional a Beroy, fondos mayormente. Luego J.M. Polls me propuso para dibujar un libro de texto para la Editorial Anaya. Mientras acababa ese encargo me llamaron de Nikodemo (los de Calico Electrónico) y también a través de J.M. Polls, para hacer de fondista de la película La crisis carnivora.

También en cuarto curso Edu Alpuente me habia propuesto si me representaba y le dije que sí. Una vez acabé mi trabajo en Nikodemo, incluyendo los cómics de Cálico, empecé a dibujar Han 7, un manga deportivo para la extinta revista Shogun de Humanoides Associees.

D.: ¡Ostras, todavía no habías acabado y ya estabas trabajando de lleno en el mundo del cómic! Imagino que estarías más que contento, aunque viendo tu trayectoria, lo mejor todavía estaba por llegar, porque tampoco tardaste mucho en empezar a trabajar para el extranjero. ¿Cómo fue?

A. C.: Bueno, el trabajo vino mientras estaba dibujando los cómics de Calico Electronico, a través de Eduardo Alpuente, que era mi representante o agente. Me mandó unos guiones, hice unas muestras y parece ser que gustaron.

Mi primer trabajo en el extranjero fue un manga de Balonmano, Hand 7. Para la desaparecida revista Shogun de Humanoides Associees. Un intento de imitar las revistas de manga desde el mercado francés. Este trabajo tuvo sus pros y contras; por una parte cumplía uno de mis sueños de dibujar un manga y, encima, de deportes. El problema es que no tenía ni idea de balonmano, por lo que el cómic no quedó mal pero se nota que no lo sentía. También hice una mala elección en el estilo de dibujo y quedaba algo extraño. Pese a ello me gusta bastante el resultado final. Me sirvió para aprender un montón y tener constancia, que eran 30 páginas al mes.

Aprovechan, y a modo de anticipo, te diré que mi trabajo actual es otro manga, esta vez de fútbol, ¡Y de esto sí entiendo!

Página de Ben 10, del lápiz al color (este último, a cargo de Alejandro Torres, también exalumno de la Joso)

Página de Ben 10 Omniverse, del lápiz al color (este último, a cargo de Alejandro Torres, también exalumno de la Joso)

D.: También has trabajado para el mercado estadounidense, adaptando los personajes de Cars al cómic o con cómics promocionales de Iron Man. ¿Cómo diste el salto al otro lado del atlántico?

A. C.: En todo lo relativo a ir moviendo proyectos y todo el tema promocional, he hecho poco, mi agente era el que movía las paginas e iban saliendo trabajos.

Por otro lado, excepto un par de trabajos para Marvel (uno de ellos está cobrado pero sigue inédito) todo han sido adaptaciones de series de TVo de películas, todo muy cartoon, por lo que puede decir que soy un dibujante de encargo, incluso en los BD dibujados para el mercado francés. Que, ojo, en parte es divertido. Tienes restricciones, sobre todo cuando adaptas series porque tienes que seguir la guía de personajes y no salirte del estilo, pero siempre buscas maneras de que se te reconozca, ya sea con una manera concreta de narrar o algún secundario fuera del estilo imperante.

D.: ¿Aún así, tienes en mente algún proyecto de autor, con plena libertad en cuanto a guión y dibujo, o por el momento te sientes cómodo como dibujante de encargo?

A. C.: Siempre se tienen ideas. Mi problema es que me cuesta desarrollarlas. De momento, siempre trabajo junto a alguien que me haga el guión. Hay un par de cosas pero están demasiado verdes y no tengo tiempo ni de evolucionarlas.

Por otro lado, gente que pueda vivir de proyectos propios al 100%, hay pocos. El encargo es bueno para pagar facturas.

D.: ¿Y el campo de la ilustración no te atrae? ¿O prefieres centrar todos tus esfuerzos en el del cómic?

A. C.: Bueno, no es que no me interese, simplemente no he tenido ocasión de explotarla como dios manda. Apenas algún encargo de publicidad y las portadas de los cómics.

El color tampoco es mi fuerte, quizás esto también tenga que ver.

Aunque no sea el campo en el que más se prodiga, Albert también tiene experiencia como ilustrador y diseñador de personajes.

Aunque no sea el campo en el que más se prodiga, Albert también tiene experiencia como ilustrador y diseñador de personajes.

D.: ¿Y cómo es un día de trabajo de Albert Carreres?

A. C.: Depende del tipo de trabajo y de las fechas de entrega; por ejemplo, mi trabajo actual es un manga de 180 páginas en 5 meses, tengo que hacer lápiz, tinta y las tramas. Es bastante infernal. El objetivo son dos capitulos de 20 páginas al mes, por lo tanto trabajo por la mañana de 7 a 13:30 h. (parando a las 8 para desayunar). Luego, como, saco al perro y luego, desde las 15:30 a las 21 h. En las semanas finales puedo alargar un par de horas por delante o por detrás. O sea un porrón de horas. Si, en cambio, el trabajo son menos páginas reduzco la jornada.

Imponerse un horario es básico si trabajas en casa. En este caso el problema es que prácticamente ese horario abarca todo el día…

D.: Y hablando de tu estilo, más manga (aunque viendo algunas de tus muestras para Marvel, no tienes ningún problema para adaptarte a otros registros) ¿Cuáles han sido y son tus influencias artísticas?

A. C.: Sí, es un caso que me da algún dolor de cabeza. Hace un par de años estuve compaginando el manga de Urban Rivals con el BD de humor Zlatan Style. No hay nada más diferente, y te vuelves un poco loco, jajaja.

Por otro lado, influencias claras no tengo, de pequeño copiaba a Toriyama (como casi todos), pero en realidad empiezo a buscar inspiración cada vez que me embarco en algún nuevo proyecto. Por ejemplo, cuando empecé Urban Rivals me miraba mucho a Takeshi Obata, el de Death Note, pero en la obra final no lo parece. Miro de llevármelo a mi estilo aunque sea en escencia.

Hablando de lo que has visto de Marvel, me estaba mirando a Pacheco. Y con Zlatan Style a Franquin.

Supongo que el hecho que sea o tenga ser versátil por exigencias de cada trabajo hace que vaya cogiendo influencias continuas, sin concretar en nada, y aquí aparece uno de mis problemas: que cuando me preguntan qué estilo dibujo tengo no sepa que contestar.

Proceso de creación de una viñeta de Urban Rivals (grises de Kaoru Okino)

Proceso de creación de una viñeta de Urban Rivals (grises de Kaoru Okino)

D.: Aunque tiene mucho mérito el que estés trabajando para mercados como el estadounidense o, en la actualidad, el francés, con un estilo alejado del que es habitual en esos países. ¿Te encontraste con muchos problemas estilísticos a la hora de empezar? ¿Qué consejos darías a todos aquellos dibujantes manga que aspiran a vivir de ello en mercados que no son el japonés?

A. C.: Vivir del manga en Francia es complicado, para qué negarlo. Son un poco mas abiertos, pero en general si no tienes nombre japonés no tienes nada que hacer. O eso o hacer el mejor producto de la historia. Al menos así ha sido mi experiencia. Encima, ahora que empiezan a pasar por ciertos apuros económicos las cosas se complican y ya no aceptan proyectos tan alegremente. Mi trabajo actual se ha financiado a través de crowfunding. Con eso lo digo todo.

Los problemas estilísticos no los tuve más allá de conmigo mismo; con mi primer manga elegí un estilo de dibujo con el que nunca estuve cómodo del todo, y se notaba. Ahora intento tener mas claro cómo enfocarlo desde el principio. De lo contrario, te tiras capítulos y capítulos sudando y mirando de ir cambiando cosas poco a poco para que no se noten.

D.: Cuéntame sobre esta nueva obra que estás preparando. ¿Está más en la línea de Banc de Touche o de Hand 7?

A. C.: Las principales similitudes son que aunque Banc de touche son gags, se trata del mismo equipo de guionistas, Makma, y se parece a Hand 7 en que es un Spokon.

Se llama “Equipe Z” y sale de la pasión que tenemos mis guionistas y yo mismo por el fútbol y, más concretamente, por su equipo, el Girondins de Burdeos y, en mi caso, el Barça. Se ha financiado mediante crowfunding y el primer tomo saldra a la venta durante el festival de Angoulême 2016. El segundo saldra antes de la Eurocopa que se disputa el verano que viene en Francia. La version física estará en Francés, pero se esta buscando que las versiones digitales estén también en inglés, italiano y español.

Esta inspirado en Oliver y Benji, pero quizás sin centrarlo tanto en un solo personaje. Es una obra mas coral. Se situa en Burdeos, donde un millonario ha fusionado los dos clubes de la ciudad y ha habido reestructuración de equipos. Como resultas, Equipe Z es el equipo de los que se han quedado sin equipo. Un ultimo intento para ellos de seguir en el mundo del futbol, y deben competir contra el Equipo A para poder seguir, o desaparecerán. Esto seria el primer arco argumental.

Es el clasico Spokon, con esfuerzo, perseverancia, humor y futbol, pero esta vez situado en Francia, lo que comporta una gran multiculturalidad dentro del mismo equipo.

Espero que tenga exito y se pueda desarrollar la historia completa. Piensa que Urban Rivals tenian que ser inicialmente tres numeros y tuvimos que cortar en el segundo. Y tenian historia para al menos 12 numeros…

D.: Para el mercado español, además de llevar el popular personaje Cálico Electrónico al papel, dibujaste el cómic Andando, bastante alejado temáticamente del resto de tus obras. ¿Cómo surgió el proyecto? ¿Tienes en mente volver a editar algo para el público de aquí?

A. C.: Bueno publicar en el mercado español es bastante una utopía; se paga poco y no da para las facturas… Sin embargo, publicar licencias lo acabo de hacer, ya que hace poco ha salido Urban Rivals a través de la editorial Fandogamia. Pero esto no es trabajar directamente, ya que originalmente la publicó Delcourt.

El caso Andando fue algo curioso. A nivel personal fue un reto, porque era poner la guinda a mi versatilidad y volver a variar estilos.

Sobre la gestación de la obra, andábamos en un Salón del Cómic mi amigo y compañero (es mi colorista habitual) Alejandro Torres y yo. Nos pasamos por el stand de Norma y preguntamos qué tipo de proyectos buscaban. Nos dijeron que preparásemos algo de tipo social, ya que la crisis estaba empezando a asomar, y tiramos por allí.

Dicho y hecho. Alejandro, basándose en historias reales, hilvanó una historia de personas afectadas de diferente manera por la crisis, y lo situamos en l’Hospitalet, donde él reside y yo viví un tiempo. Lo presentamos, agradó y firmamos enseguida. El problema que tuvimos es que yo estaba dibujando Banc de touche (ya sabes, siempre compaginando y volviéndome loco) y al final las tintas de ambos cómics me las hicieron otras personas. Banc de Touche lo entinto Marc Rueda, exalumno de la Joso también, y Andando probamos a ver qué tal se le daba la tinta a Alejandro. No lo hizo nada mal: tinta digital sobre lapices míos. Los grises, en este caso azules, los pusimos entre los dos y acabamos la novela gráfica en unos 6 meses, creo.

Me gustaria repetir, ya que tenemos otra historia brutal y con el mismo equipo, pero no la hemos movido mucho. Queriamos intentarlo en Francia, pero no sé si funcionaría allí. Y aquí es complicado, ya que es una historia a color y no estaría bien pagado para la cantidad de trabajo que comporta.

A ver por donde nos lleva la vida, nunca se sabe. Nunca imagine poder dibujar manga profesionalmente y ya ves.

El making of de la portada de Andando, obra de Carreres, Alejandro Torres y Daniel Riego.

El making of de la portada de Andando, obra de Carreres, Alejandro Torres y Daniel Riego.

D.: ¿Qué nos puedes adelantar sobre esa nueva obra con el mismo equipo de Andando?

A. C.: No sé si adelantar nada, porque esta parado. Solo diré que el tema central era el alcoholismo visto desde tres puntos de vista. Tendria que ser a color y con un dibujo 100% mio, ya que también me encargaría de la tinta.

La gente que ha visto paginas les ha encantado. Una pena el no tener tiempo pero sí una industria que paga tan mal.

D.: En tu blog podemos ver antiguas páginas de muestra de franquicias de Marvel o DC. ¿Sigues intentando entrar en ese mercado?

A. C.: Actualmente, por falta de tiempo, me es imposible. Es un mercado que requiere de muchas páginas de muestra, y estas no están remuneradas, por lo que a corto plazo no es viable. Además me llevaria bastante tiempo conseguir un estilo que funcionase. Quizas la mejor manera es a traves de un agente o representante que te guie, de manera que lo que se presente ya haya pasado un filtro importante.

Por suerte no todo el mercado americano es Marvel y DC.

D.: Echando un vistazo a todos estos años como dibujante profesional, ¿Cuál es el mejor consejo o aprendizaje que has sacado de todo ello? Y, al mismo tiempo, ¿Cuáles el mayor error que has cometido y crees que otros podrían evitar?

A. C.: El mejor consejo que puedo dar es que no se desista. Si tienes talento es importante sacarle partido, pero también se necesita una buena cantidad de paciencia, ya que las cosas no siempre salen como uno quiere. Por ejemplo: dibujas todo un número y por lo que sea no se acaba publicando. Aunque cobras, es desalentador no poder dar a conocer esas paginas de manera oficial, pero oye, está bien tomarse todo trabajo que te llega como algo que te sirve para aprender. Apertura de miras le diria yo.

Mi mayor error al principio era tomarme muy mal las rectificaciones. Ahora ya no me afectan tanto. Pero es que hay veces que no puedes con ello. Por ejemplo: en el primer numero de Cars tuve que redibujar todos y cada uno de los Rayo Mcqueen que aparecían en el cómic (sí, aparecía en todas las páginas varias veces) y, bueno, es un faenón, pero es que el cómic ya estaba coloreado e, incluso, rotulado…

En fin, esto ya no me afecta tanto, quizás he ganado en autocontrol.

Lápiz y tinta de Zlatan Style, una de sus series para el mercado francés.

Lápiz y tinta de Zlatan Style, una de sus series para el mercado francés.

D.: Teniendo en cuenta toda esta evolución personal y profesional, ¿Cómo te ves dentro de diez años? ¿Y el mundo del cómic para entonces, cómo lo imaginas?

A. C.: No sé, si estuviéramos en los 80 veríamos el futuro del cómic como muy digital, con hologramas y tal. Y algo de eso hay, aunque creo que lo que se debería hacer si se quiere dar definitivamente el salto a lo digital es bajar los precios. Algo asi como lo que hizo apple con Itunes. Aunque claro, creo que el papel no se irá nunca. Los nostalgicos lo preferimos, además de que es sobre el papel donde me es más fácil estudiar a un autor, je je je.

A nivel personal espero seguir en el negocio, pero no sé si a la larga y con la progresiva bajada de precios se podrá aguantar. A nivel de dibujo supongo que seguiré evolucionando, pero eso depende de los proyectos en los que trabaje, y a nivel técnico pues no lo sé. No tengo dinero para una Cintiq, que es lo que usa ahora todo dios y, aparte, estoy pasando cada vez más a lo manual (exceptuando las tramas del manga o el color, por ejemplo).

D.: Y, para ir terminando, ¿Qué tres cómics te llevarías a una isla desierta?

A. C.: Quizás exceda de tres, pero como soy lector habitual de manga, pues un tomo solo sabe a poco, así que mejor una serie.

Primeramente, Slam Dunk. O como transmitir de manera absolutamente perfecta las sensaciones de un partido de baloncesto. Como exjugador es realmente brutal. Dragon ball seria la segunda. La madre de todas las series actuales. Y cambiando de estilo y continente, cualquier numero de Spirou dibujado por Franquin. O bien las magnificas Ideas Negras del mismo autor.

D.: Pues muchas gracias, Albert, por este tiempo que nos has dedicado y, sobre todo, desear poder seguir leyendo producciones con tu firma, vengan desde Francia o desde editoriales autóctonas.

A. C.: ¡Gracias a vosotros!

Leave a comment

*