Entrevista a Judith Ballester, ganadora del XXX Premio de cómic Ciutat de Cornellà

Tras la crónica de la entrega de Premios del XXX Concurso de Cómic Ciutat de Cornellà, no podía faltar la entrevista a la que se alzó con el principal galardón: Judith Ballester, alumna de cuarto de Art Gràfic en l’Escola Joso, además de mostraros las páginas que le dieron la victoria.

David: Antes de nada, enhorabuena por ganar el premio de Cómic Ciutat de Cornellà, Judith. ¿Qué te motivó a participar en el concurso y cómo planteaste la historia?

Judith Ballester: ¡Muchisimas gracias! Pues bien, la motivación que me llevo a participar fue por el hecho de que quiero dedicarme profesionalmente al mundo del cómic y por algo había que empezar;  y ya que el concurso de Cornellà es tan reconocido me pareció una buena oportunidad para que un jurado profesional valorase mi trabajo.

Sobre la historia, realmente fue algo muy improvisado, todo empezó con una simple reflexión camino a la escuela Joso sobre las últimas noticias del día a y me planteé la idea de tratar el relato de una vida común con sus problemas y formas de solucionarlos.

D.: ¿El que en estas últimas ediciones los ganadores y la mayoría de finalistas hayan sido alumnos o ex alumnos de la Joso no imponía demasiado? O, por el contrario, ¿Era un aliciente entre los actuales alumnos? Porque tengo entendido que cada año son más los que participan.

J. B.: Pues un poco ambas cosas. Debo admitir que me inquietaba la idea de participar contra tanta gente y más aun más con alumnos tan buenos. Aparte, tuve bastantes quebraderos de cabeza con la realización del cómic, ya que era la primera historia 100% mía y no me sentía extremadamente segura, pero ahí estuvo la parte buena de rodearme de todos mis compañeros que, aunque competíamos en el concurso, siempre poníamos por delante las criticas constructivas y valoraciones para con las páginas que estábamos haciendo, cosa que hacía mucho más motivador el proyecto.

D.: Hablando de valoraciones; observando tu Deviantart, has pasado de un estilo más manga a, en la actualidad, uno más europeo. ¿Ha sido una evolución premeditada o inconsciente?

J. B.: Jajajaja, bueno sobre estilo… Supongo que en todo este tiempo en la escuela Joso he tenido la fantástica oportunidad de valorar muchos estilos diferentes observando tanto los trabajos de los profesores como de los compañeros, e, incluso, ojeando los cómics que se amontonan sobre las mesas de clase mientras trabajamos. Así que el cambio o evolución se dio por puro gusto y el tener nuevas referencias artísticas, ya que antes de entrar en la Joso mis mayores intereses eran el manga y el anime.

Realmente me alegro de este cambio ya que es fruto de enriquecerme con muchos conocimientos nuevos y empezar a encontrar un estilo con el que me siento realmente cómoda

D.: E, incluso en la temática se nota un cambio; en este caso has tirado por lo social, más en la línea de los cómics franceses. La evolución en el dibujo ha ido pareja a la de los guiones, o lo social ya era un tema que te interesaba antes?

J. B.: En este caso sí que busqué expresamente un estilo que se adaptase a la historia que, como bien dices, es muy “BD francesa”, y realmente buscaba ese efecto, así que me dedique a hacer varios diseños de los personajes, documentándome hasta encontrar esa “chispa” afrancesada que se aleja lo suficiente de mi estilo habitual.

D.: ¿Hay algún autor o cómic en concreto en el que te hayas inspirado para la obra ganadora? Y, aparte, ¿Cuáles son tus autores favoritos en la actualidad?

J. B.: Supongo que la mayor influencia durante el desarrollo del cómic fue Roger Ibáñez. Tuve la suerte de poder aprovechar sus clases de narrativa para plantearle dudas y corregir las paginas. Además, su último cómic  ¿Quién le zurcía los calcetines al rey de Prusia? me ayudó como referente a la hora de buscar ese aspecto entrañable  para los escenarios cotidianos.

Aunque después de la realización del cómic ocurrió algo curioso: mucha gente me comentó que les parecía un estilo muy Jordi Lafebre, autor que conocía como profesor, pero del que no había podido leer todavía ninguna obra. A partir de recibir esos comentarios, la curiosidad me pudo, y no dudo en añadirlo a mi lista de favoritos.

Sobre otros autores que actualmente me gustan mucho, aparte de Roger y Lafebre, Enrique Fernández me resulta indispensable.

D.: Has mencionado a dos profesores de la Joso y estás en el último año del curso de Art Gráfic. Echando la vista hacia atrás, qué dirías que es lo más importante o valioso que has aprendido durante todo este tiempo en la escuela?

J. B.: Uf, muchísimas cosas, pero creo que la que más me ha marcado es la dedicación, el aprender que ser un dibujante debe ser una verdadera rutina, más allá de disfrutar del dibujo, saber hacer de ello algo indispensable del día a día.

D.: Imagino que es algo esencial para poder dedicarse profesionalmente al cómic. ¿Cómo ves el panorama ahora que estás a punto de emprender el vuelo?

J. B.: A mi nadie me ha dicho que todo esto fuese a ser fácil. Eso esta claro, pero saberlo no me desanima, ya que espero mantenerme bien firme en mi propósito. ¡Hasta entonces, toca seguir trabajando mucho!

D.: Para terminar, algún consejo de ganadora a todos aquellos que tienen planeado presentarse a la próxima edición del Concrso de Cómics Ciutat de Cornellà?

J. B.: Aceptar toda critica constructiva en el desarrollo del cómic, ya que puede ayudar mucho una lectura por parte de un amigo, familiar o profesor. ¡A fin de cuentas, toda historia esta hecha para ser leída!

Y, tras las palabras de Judith, su obra Nostalgia, que esperemos os agrade tanto o más que al Jurado de Còmics Ciutat de Cornellà, además de los enlaces a su blog y su página de Facebook, por si queréis seguir sus progresos.

 

1 comment

  1. Pingback: Hablando con alumnos: Joan Borrell (Jun Joan)Escola Joso. Centro de cómic y artes visuales

Leave a comment

*