Los creadores de One Piece: Gold en el XXII Salón del Manga


One Piece es un fenómeno de masas dentro del manga.
Batiendo récords de ventas durante varios años consecutivos y alcanzando la cima de popularidad en multitud de encuestas, el cómic, que todavía sigue publicándose tras 842 capítulos, ha generado todo un universo de productos derivados como merchandising, serie de animación y, como es el caso que nos ocupa, películas.

Y no son moco de pavo o un mero sacacuartos, no. Se trata de auténticas producciones de primer nivel, con presupuestos propios de Hollywood y, como veremos a continuación, con un trabajo cuidadísimo a cargo de grandes profesionales del sector. Porque en esta XXII edición del Saló del Manga contamos con la presencia, ni más ni menos, de Hiroaki Miyamoto, Hiroyuki Sakurada y Mayusaki Sato, director, productor y diseñador de personajes respectivamente de la película One Piece: Gold. En una masterclass de más de una hora, y en medio de una gran expectación y asistencia de público, nos explicaron los entresijos que conlleva realizar una película de estas características, además de premiar la fidelidad de los presentes con el estreno en exclusiva de los primeros cinco minutos del film.

Esto último no os lo podemos traer (aunque ya lo tenéis en vuestros cines y plataformas digitales), pero sí el contenido de la clase magistral. Con todos vosotros, los padres de One Piece: Gold.

Las sillas frente al escenario de l’Escola Joso en el XXII Salón del Manga se han quedado cortas para la cantidad de público que han congregado las tres manos maestras de One Piece: Gold. Algunos fans del manga lloran, incluso. Pero la expectación generada no se les sube en ningún momento a la cabeza a los protagonistas de la clase magistral, que llegan puntualísimos y saludan efusiva y agradecidamente a todos los presentes.

Santi Casas, profesor de l’Escola Joso, es el encargado de hacer los honores y presentar a Hiroaki Miyamoto, Hiroyuki Sakurada y Mayusaki Sato, quienes, mediante intérprete, nos avisan que podremos disfrutar en primicia de los cinco primeros minutos de la película, gesto recibido con un sonoro aplauso. De hecho, van a desgranar esos minutos de animación para ir explicando cómo ha sido todo el proceso de creación de la obra.

1. Planteamiento de la película y guión

El proyecto arranca tres años atrás, con la reunión de los productores, director y Eiichiro Oda, alma mater de One Piece, para ver qué temática pueden tratar en esta nueva película. De la reunión salen una serie de bocetos e ideas tanto por parte del director como de Odae. Este, como buen mangaka ha dibujado escenas, expresiones de los personajes o explicado mediante viñetas sus propuestas. Todo este material es trabajo de base que no se verá en la película, ya que sirve para crear un trasfondo de los personajes y escenarios: desde su infancia, traumas, motivaciones, peculiaridades, etc.

A partir de ahí se elabora el guión, del que nos muestran algunas páginas repletas de anotaciones de Eiichiro Oda, realizadas en bolígrafo rojo y en los márgenes, sobre aspectos a cambiar o añadir. Una vez revisados los cambios, ya tenemos el guión definitivo de One Piece: Gold.

img-20161107-wa0026

2. El diseño de personajes

Tras el intercambio de opiniones entre director, productores y Oda San, este dibuja una serie de referencias de personajes. Para la masterclass nos muestran los bocetos originales de Tesoro, del que Oda llegó a hacer hasta 10 versiones.

Estos diseños iniciales son muy rudimentarios, pero contienen toda la información necesaria para que el director de animación lo redibuje, adaptándolo a los requisitos técnicos. Para entendernos; en estos diseños Oda acostumbra a hacer a los personajes con problemas de simetría, lo cual no es factible a la hora de animarlos, ya que volvería loco al personal encargado. Por lo tanto, deben hacerlos absolutamente simétricos y acabar de pulir el trazo. Además, también le aplican color a los diseños, que deberá ser aprobado por Oda.

Progresión de los diseños de Tesoro.

Progresión de los diseños de Tesoro.

3. Fondos y escenarios

El escenario principal es un barco-casino de más de diez kilómetros de largo. Con tal de documentarse a fondo, nuestros tres ponentes visitaron Las Vegas, fijándose e sus principales casinos y los espectáculos que estos albergan. De esa experiencia salen los primeros bocetos de Gran Tesoro, que es como se llamará la nave. Buscaban que los fondos fueran impresionantes, por lo que exageraron al máximo todo lo visto en Las Vegas. ¡Para algo es una película de ficción!

Una vez elaborado todo el material basado en la ciudad de los casinos, se lo hacen llegar a Eiichiro Oda y este decide con qué elementos se queda para crear los escenarios finales, que son los que hemos podido ver en los cinco primeros minutos. Aunque no faltan ejemplos durante toda la explicación en forma de bocetos, fotografías de los casinos en los que se han inspirado y algunos de los fondos ya acabados.

Algunos de los fondos inspirados en Las Vegas.

De Las Vegas al boceto, y finalmente a la gran pantalla.

4. Storyboard

Ahora toca realizar páginas y páginas de storyboard estructuradas en columnas que contienen la viñeta que describe la escena, el número de escena así como el número de cortes y las frases y sonido. Es un trabajo colosal del que se encarga en exclusiva el director, y debe ser lo más explícito posible para lograr transmitir al equipo de animadores su idea y visión de la película.

El resultado son más de 700 páginas de storyboard que Oda San revisa añadiendo con su habitual bolígrafo rojo todo tipo de anotaciones, correcciones y, sobre todo, extras al storyboard. Y es que, sin ir más lejos, el final de la película fueron 36 páginas de cómic añadidas al guión por el propio Oda, que explicó en ese formato cómo quería que fuera la última batalla. Lógicamente, el director se encargó de adaptar esas 36 páginas a storyboard para que el equipo pudiera convertirlas en metraje.

Algunas de las 36 páginas que el propio Oda dibujó para explicar el final que quería para One Piece: Gold.

Algunas de las 36 páginas que el propio Oda dibujó para explicar el final que quería para One Piece: Gold.

5. Key animation

Son los layouts de los animadores, es decir, los borradores de fotogramas que serán corregidos por el director de animación, encargado de mejorar el acabado y pulir errores. Todos los layouts, que son una infinidad, deben pasar por sus manos, pues todo aspecto gráfico de la película debe ser homogéneo y tener el mismo estilo de principio a fin. Una vez terminada esta tarea, los layouts son coloreados y animados mediante las transiciones. Para una película de 2 horas hay más de 2000 cortes y transiciones.

El software empleado en One Piece: Gold es, básicamente, Maya para animar a los personajes, y Maps para los fondos.

6. CG

Además de la animación tradicional, han usado Computer Grafics para varias escenas. El caso que nos muestran es el de un bailarín profesional vestido con sensores y que interpreta el baile que hará el personaje de Tesoro al inicio de la película. Encima de esa estructura que el ordenador ha captado en base a los movimientos del actor de carne y hueso, los animadores dibujarán el personaje para que tenga aspecto de acetato de toda la vida y así encaje con el entorno.

Es un proceso costoso, pero cuyo resultado vale la pena al tener unos movimientos totalmente fluidos y, sobre todo, reales dentro del formato tradicional de la animación.

7. Voz y sonido

El último paso es grabar a los actores que ponen voz a los personajes. Para explicarnos el proceso nos han preparado un video de la grabación de voces para One Piece: Gold. En Japón las voces se graban una vez la película está acabada y con todos los actores al mismo tiempo y en el mismo estudio de grabación, hablando al unísono. En esas sesiones también está presente Oda San, así como en los cástings vocales y en la selección de música para la banda sonora, interpretada por una orquesta al completo. De hecho, y de un modo parecido al de CG, los músicos de la orquesta son grabados mientras interpretan las canciones para tener referencias visuales y de movimiento a la hora de representarlos en la película.

Ejemplo de los músicos reales convertidos en personajes de la película.

Ejemplo de los músicos reales convertidos en personajes de la película.

Leído así, hacer un peliculón como One Piece: Gold parece coser y cantar, pero como nos aclaran durante el escaso turno de preguntas, un proyecto como este, en el que hasta el más mínimo detalle está supervisado por el autor del cómic original y donde se mezclan las últimas técnicas de animación con el hacer tradicional, la duración es de tres años. De hecho, solamente el trabajo de animación ya lleva dos años, y tened en cuenta que se trata de equipos formados por multitud de personas con sobrada experiencia.

Pero, por lo pronto, las cabezas visibles y directoras de toda esta labor son Hiroaki Miyamoto, Hiroyuki Sakurada y Mayusaki Sato, a quienes ha sido un placer escuchar y se despiden de la audiencia y el Salón del Manga con el mismo gran aplauso con el que fueron recibidos.

¡Ahora solo os queda ir a ver One Piece: Gold en gran o pequeña pantalla para comprobar el fruto de su trabajo!

 

 

Leave a comment

*