Masterclass de Miki Montlló en el Salón del Cómic (sábado) [+ entrevista]

Que hablen de uno, aunque sea mal. Sí y no; porque que una polémica sobre la retirada de unos apuntes al natural de Miki Montlló por parte de FICOMIC sirva para que más de uno descubra la obra de este artistazo, oye, eso que gana el lector y el mundo del cómic en general, pero que la mayoría de medios únicamente se acuerden de uno de los dibujantes más prometedores del país cuando es para mencionarlo en una censura de felpudos es, como poco, lamentable.

Porque, lo conociéramos previamente o no, Miki Montlló ha estado en boca de todos durante este pasado Salón del Cómic, y no de forma voluntaria, pero en nuestro caso iba a estarlo de todos modos ya que este ex alumno y ex profesor de l’Escola Joso, ilustrador, animador y dibujante de la saga Warship Jolly Roger era uno de los artistas invitados a dar una masterclass en nuestro espacio de talleres. Una de las más esperadas y concurridas, por cierto, aunque esto no lo achacamos a la pseudonoticia, sino, sin duda alguna, al talento que derrocha y que a tantos visitantes del salón dejó embobados frente a la pantalla con un making off que colocaron en su exposición.

Precisamente del proceso de creación de dos páginas de Warship Jolly Roger es sobre lo que giró su clase magistral, todo ello aderezado con una serie de consejos que el autor iba lanzando a los asistentes. Como no nos gusta mencionar el nombre de Miki tan alegremente, nos hemos preocupado de enumerar y sintetizar los pasos que lleva a cabo a la hora de ponerse manos a la obra:

  1. En primer lugar, realiza un storyboard de la página en escala de grises, incluyendo en él los globos y textos, porque pese a que esta fase sea eminentemente creativa, la clave de un cómic es la legibilidad del conjunto. Es decir, más allá del estilo y calidad del dibujo, la narrativa es el principal valor a tener en cuenta. Además, debe incluir toda la información necesaria ya que comparte esos bocetos previos con el guionista y editores.También recomienda aprovechar esta fase inicial para repasar que no haya fallos de raccord. 
  2. A continuación procede con un dibujo algo más detallado, que no se acerca al acabado final pero le interesa porque es muy visceral y efectivo, destacando las expresiones y movimientos de los elementos.
  3. Sobre ese dibujo entinta digitalmente con el Manga Studio. Con el paso del tiempo, Montlló ha ido priorizando la expresividad y la velocidad frente al perfeccionismo y la limpieza del acabado, conjugando así los compromisos profesionales con un progreso en lo artístico.
  4. Llega el momento de centrarse en otro aspecto esencial: la iluminación. Una vez colocados los colores planos o base, crea una capa en modo superponer con el color de la luz que precisa cada viñeta. A partir de ahí, va eliminando partes de esa capa mediante la herramienta borrador para crear los sombreados y zonas oscuras.Respecto a esto, Montlló apunta que hay que pensar más en valores de luz y sombra o penumbra que en una gama de colores ya que si la iluminación falla el color no arreglará el conjunto, mientras que al revés sí puede salvarse.
  5. Una vez la iluminación está clara, empieza a construir los fondos, muy pictóricos y generosos en capas.
  6. Como añadido final a todo el proceso, Miki nos da una serie de consejos sobre la creación de personajes mediante ejemplos extraídos de Warship Jolly Roger, y una de las principales recomendaciones es que probemos a dibujar la silueta del personaje para ver si se le reconoce fácilmente y funciona en cuanto a expresividad y fuerza. Si no es así, quizás deberíamos trabajar en destacar sus principales cualidades físicas.

2

Y así, tras casi una hora, el tiempo se nos echó encima y poco más quedó que para una pequeña ronda de preguntas, a las que el artista respondió amablemente pero sin dar esperanza donde no la hay, y que giraron, especialmente, sobre aspectos laborales del mercado francés y cómo empezar en el mundo profesional del cómic. Porque para él es clave tener un empleo que te permita subsistir, esté o no relacionado con el cómic o la ilustración, y a partir de ahí ir haciendo tus pinitos y proyectos poco a poco y sin la presión acuciante de llegar a final de mes o estar en una especie de competición por ver quién se hace con el contrato, que es como se trabaja y salen mejor las cosas.

Así que luchad por llegar a ser profesionales de la viñeta, pero con cabeza y, sobre todo, estabilidad por si el camino resulta más duro y largo de lo que os imaginábais, que las cosas no están nada fáciles.

Pero bueno, para rematar la crónica, y ya que no os hemos detallado las preguntas que le realizaron (aunque sí alguna respuesta), he aquí unas pequeñas cuestiones que pudimos plantear a Miki Montlló tras terminar su masterclass:

David: La clase magistral ha sido eminentemente práctica, así que en esa línea ¿Qué consejos sobre el día a día darías a todos aquellos alumnos de la Joso y demás futuros dibujantes de cómic?

Miki Montlló: Que no se obsesionen con un solo objetivo, como puede ser publicar en Francia o en Estados Unidos. Que diversifiquen un poco y, sobre todo, busquen formas de ganarse la vida, que lo primero es sobrevivir.

Una vez conseguido eso, que intenten ir decantándose hacia lo que les gusta e interesa, que siempre queremos saltarnos todos los pasos y pegar el bombazo de buenas a primeras, pero la vida no es un reality y el recorrido siempre es largo.

D.: Siguiendo con el mensaje realista que nos has dado, ¿Cuáles son los principales retos, problemas, desengaños o, en definitiva, putadas que te encuentras cuando empiezas profesionalmente en el mundo del cómic?

M. M.: Lo que todos conocemos más o menos: que no te pagan, a menudo intentan menoscabar tu autoestima y la valoración hacia tu propio trabajo, y en este país, pese a tener una industria cultural minoritaria y destruida, hay que desarrollar la autoestima, entender que es un trabajo muy difícil, hay que cobrarlo bien y hay que defenderlo. Que somos una comunidad de profesionales que debemos defendernos y ayudarnos entre nosotros.

De hecho, sin ir más lejos, fíjate lo que me ha pasado con el tema de la censura, que rápidamente las redes sociales se han incendiado. Debemos ser conscientes de que no estamos solos.

1

D.: Hablando de actitudes; ¿En un dibujante profesional qué porcentaje crees que hay de talento y cuánto de actitud?

M. M.: Diría que 100% actitud. Quiero pensar que vivo en un mundo en el que aunque no tengas talento puedes optar a tener una vida digna y un reconocimiento profesional.

D.: ¿Cuál es el primer consejo sobre el cómic que te viene en mente?

M. M.: ¡No hablar de trabajo cuando no estás trabajando!

D.: Un autor que estés siguiendo últimamente.

M. M.: Neil Campbell Ross, es un artista más de concept art, y recientemente me hice con un libro que ha publicado mediante crowfunding. Me parece el artista digital perfecto: paisajes, personajes, diseños, color, lo tiene absolutamente todo.

D.: ¿Qué nos espera después de Warship Jolly Roger?

M. M.: El número 3 está prácticamente terminado, después el número 4 y, a partir de ahí, ya no sé. Imagino que descansar un poco, que ya va tocando.

Aunque me gustaría hacer algo relacionado con la música, mezclando esta disciplina con el cómic. Aprovechando el tirón, también querría dibujar algo más infantil para la editorial de Laura, y ahí tengo varias ideas: la educación alimentaria, divulgación científica, etc. Algo educativo sin que sea un peñazo.

 

Leave a comment

*