Nubico

Este jueves pasado, cuatro alumnos de 4to de Art Gràfic, el jefe de estudios Josep Maria Polls, y un servidor, nos desplazamos al edificio del Grupo Planeta (cerca del metro de María Cristina), para una reunión de trabajo con Nubico, la innovadora plataforma online de suscripción para amantes de los ebooks. Era el primer contacto de los alumnos con un cliente importante (como lo sería un editor) y tanto J.M. como yo estábamos interesados en verles hacer de profesionales por un día.

De eso trata esta nueva sección titulada, ‘Trabajando en…’.

Existen tres miedos fundamentales para el dibujante, los cuáles, como alumno de Escola Joso, uno aprende poco a poco, y encuentra cómo convivir con ellos.

Están la página en blanco, la fecha de entrega y el editor.

El editor no es el más temible, sobretodo si sabes lidiar correctamente con los dos primeros. Y si, he dicho que uno aprende en la escuela a conocer y tratar estos tres miedos… incluido al editor. No sólo porque los profesores sean como nuestros ‘editores’ mientras estudiamos con ellos: en ocasiones, la escuela nos brinda la oportunidad de tener una cita con un auténtico editor (o jefe, o cliente, o patrón) y entonces tenemos la oportunidad de ver cómo es este trabajo ‘desde dentro’, midiendo cuán profesionales somos, y descubriendo qué es lo que se exige de nosotros en el cada vez más complejo, competitivo -con un golpecito de surrealismo en ocasiones- mercado laboral.

El edificio Planeta se encuentra, como decía, no muy lejos del metro de María Cristina, en esa franja de la Avenida Diagonal, que es el corazón de los negocios, y el patio trasero de los barrios altos y adinerados de Barcelona. Llegamos los seis a pie (yo, Josep Maria, y los cuatro alumnos: Ariadna Granado, Josué Rumbo, Marc Garreta y Haizea Monje -quien luego descubro que es bien fanzinera, como debe serlo un buen alumno de la escuela), y lo hacemos con tiempo de sobra en el reloj y una vez dentro, con el recibimiento formal de dos recepcionistas, y un enorme vestíbulo.

Después de que nos hicieran las acreditaciones y avisaran de nuestra llegada, subimos al sexto piso, donde se encuentran las oficinas de Nubico, y nos encontramos con el coordinador del proyecto que nos traía aquí, Ignacio de Castro.

Tal y como se nos expuso a los presentes, el trabajo no era nada exigente: Nubico quería obsequiar a todos sus subscriptores con efemérides en forma de viñetas que pudieran llegarles diariamente mediante Newsletter, y querían a alumnos de la escuela para hacer las viñetas. ¿Qué es una efeméride preguntáis? Probablemente hayas oído alguna vez la expresión ‘tal día como hoy…’. Eso es una efeméride. En la reunión, Ignacio nos dejó muy claro que los alumnos tenían libertad total de estilo, y que no contactaron con la escuela buscando un perfil específico de dibujante para las viñetas. Eso resultó una sorpresa, aunque quizás más para mí que para los artistas, con menos experiencia: normalmente, los encargos que vienen de empresas no suelen ser para cualquiera, y a menudo el dibujante novel se encuentra que no tiene el estilo de dibujo que se pide.

Como no era el caso, fue así una grata sorpresa. Sumamos a eso que Nubico tiene a miles de subscriptores como clientes, y es una gran noticia: las viñetas de Josué, Marc, Ariadna y Haizea van a ser vistas por mucha gente.

Poco después de que se hiciera pasar a la diseñadora web para hablar de las medidas que tenían que tener las viñetas, tuvimos oportunidad de conocer a David, director editorial de Planeta Cómics. David nos habló un poco de a qué se dedicaban en lo que se refiere a cómic, empezando por un dossier completo de todas las licencias y series que tenían para editar aquí. Luego nos habló un poco del futuro: la intención de publicar algo propio, no sólo reediciones de material de fuera de nuestras fronteras. Una forma segura de hacerlo para ellos, ha sido en el pasado el uso de licencias literarias (no de ‘tomarse licencias literarias’, me refiero a las licencias de libros, literalmen… bueno, eso). Creando una pequeña sinergia entre dibujantes de cómic y novelistas, publicaron por ejemplo, ‘Caminantes’, de Enric Rebollo, con guión del autor de la saga de novelas de éxito, Carlos Sisí.

David aseguraba que Planeta tenía intención de seguir en esa dirección, y si podía confiar en él, entonces sólo por eso valía la pena haber asistido.

También era alentador para los cuatro alumnos de cuarto curso de la escuela, que están a punto de salir al mundo con esperanza de publicar, oír que más editoriales grandes de nuestro país quieren arriesgar más en publicar obra propia. Lo cierto es que el grupo no sabía muy bien que esperar de la reunión, pero salieron contentos.

A lo largo del año se espera que muchos más alumnos de la escuela colaboren en el mismo proyecto con Nubico.

Leave a comment

*