Pam López y Xavier Vilagut, profesores de Ilustración Infantil [entrevista]

En l’Escola Joso llevamos años apostando por la ilustración infantil: es uno de los nichos de mercado más estables y más agradecidos, para el que, además, hay que mostrar un especial tacto y sensibilidad si se pretende conectar con el público objetivo: los más pequeños de la casa.

Aunque con el paso de los años, cada vez más público adulto empieza a interesarse, entre lo entrañable y lo naif, por la ilustración infantil, una disciplina en la que la narración es esencial, tanto en lo referente a contar una historia (independientemente de que acompañen un relato escrito) como a la hora de transmitir sensaciones con colores, trazos y demás recursos visuales. Es decir, para ser un producto para niños, no se trata de cualquier cosa.

De ahí que para este 2015 hayamos redoblado esfuerzos y pongamos a dos auténticos profesionales del medio para llevar, entre ambos, el curso: son Pam López y Xavier Vilagut, quienes conjugarán técnica y pasión, visión profesional y visión artística a la hora de formar a unos alumnos que, al acabar el curso, saldrán perfectamente preparados para enfrentarse al medio profesional.

El cómo, nos lo contaron detalladamente el lunes por la tarde en la Joso, un día antes del inicio de las clases, en la presentación del curso en l’Escola Joso, a la que asistió un nutrido público y donde contaron con la presencia de la dibujante Lucía Serrano.

Pero para todos aquellos que no pudísteis asistir, os traemos una entrevista con Xavier y Pam para que nos sinteticen, en una serie de preguntas, cuál es su propuesta para los siguientes martes y jueves de 17:30 a 19:30 h.

 

 

David: Hoy empieza el curso; ¿Qué tenéis preparado para los alumnos?

Xavier Vilagut: En primer lugar, conocer a los alumnos que tenemos, cómo son, cómo dibujan y saber de lo que son capaces y de lo que no. A partir de aquí, ponemos los engranajes a trabajar y conseguir que cada uno de ellos encuentre su propia manera de expresarse con la que se sientan cómodos e identificados. Todo el mundo puede tener su propio estilo, y si lo domina bien no hay límites, pudiendo ilustrar con la máxima calidad a su propia manera.

Nuestra misión será que cada alumno encuentre al artista que lleva dentro. Un artista que sepa expresarse con su propio dibujo,  ilustrar y contar un relato con imágenes, con todos los conocimientos necesarios, dominando todas las técnicas tradicionales y experimentales y eligiendo las más acordes con su estilo. Probando todos los materiales. Aplicando las estrategias necesarias  para sumergirse en la aventura de ilustrar un álbum infantil, sabiendo que su destino será un público especial: niños, de diferentes edades y en función de esto, diferentes enfoques. Pero también padres, y adultos que disfrutan con la ilustración infantil como una nueva vertiente del arte.

Pam López: Suelo empezar el curso sumergiéndolos en el mundo de la ilustración infantil, que se tiren de cabeza: empezamos con la psicología del color y las emociones que los colores transmiten, que hagan un dibujo sobre su estado de ánimo en ese momento y se sorprendan de lo que somos capaces de transmitir emocionalmente a través de la ilustración.

X. V.: Que aprendan a conocerse y a dominar su estilo, que no se frustren y se sientan capaces y motivados para exigirse lo máximo de sus posibilidades.

D.: Está claro que sabéis adonde queréis llegar con el curso, pero todo dependerá de la tripulación que os acompañe durante el viaje. Dicho esto, ¿Para qué tipo de personas está pensado el curso y, por otro lado, a cuáles no se lo recomendaríais?

X. V.: Nunca me he encontrado con alguien que diga “¡Imposible! ¡Tiro la toalla!”. Al principio siempre hay algún alumno que piensa que no podrá seguir el ritmo o que los demás dibujan mejor. Pero en cuanto ven que no hay nada que demostrar, sino disfrutar ilustrando con la manera en que se sienta más cómodo, sin ninguna presión. Todos los estilos son válidos si están bien entendidos.

Aunque sí hay un tipo de alumno con el que es difícil  trabajar: el que cree que sabe tanto, que no admite aprendizaje ni absorber información, que únicamente viene a demostrar lo mucho que sabe. Te lo discute todo y, además, lo pone muy difícil para razonar, ya que muchas veces su respuesta ante una corrección de algo que evidentemente es incorrecto es “es que es así como lo quiero hacer”. Afortunadamente, son muy pocos los casos de alumnos de este tipo. Puedo haberme encontrado dos o tres.

P. L.: Sí, esta gente está presente en cualquier ámbito, no solo en el del curso de ilustración infantil. Pero te encuentras de todo, desde estos que vienen con muchísimo ego porque ya han estado estudiando esto o lo otro, y, al contrario, gente que viene sin ninguna expectativa, que no ha dibujado nunca, o que, por ejemplo, es profesora y quiere poder hacer dibujos para sus alumnos, el que se anima por pura curiosidad, etc.

Aún así, en mi caso, no espero un tipo concreto de alumno, ya que pienso que cualquiera podría venir a nuestra clase siempre que tenga ganas de expresar y contar cosas con su dibujo. En este caso, las enfocaremos hacia la ilustración infantil, con lo que tendremos la oportunidad de sacar el niño que llevamos dentro y que, sin duda, también puede crear ilustraciones e historias dirigidas a adultos.

 

De izquierda a derecha, Lucía Serrano, Pam López, Josep Maria Polls y Xavier Vilagut, durante la presentación del curso de Ilustración Infantil.

 

D.: Está claro que por poco que el alumno sea flexible va a encajar perfectamente sino con ambos, con uno de los dos, ya que durante la presentación os habéis mostrado como dos partes muy complementarias del mundo la ilustración infantil: Xavier, más enfocado hacia los aspectos práctico y profesional, y Pam hacia lo más emocional y artístico.

P. L.: Que conste que no lo hemos hecho a propósito; son nuestra maneras de trabajar.

X. V.: Exacto. Llegamos al mismo punto pero por caminos distintos: yo empiezo desde una óptica más profesional, un enfoque más técnico y metódico, y a partir de esas bases y premisas, que crezcan y den rienda suelta a su creatividad. Pero quiero hacer énfasis en que yo quiero artistas, no técnicos, porque es mucho más cómodo para un artista expresarse si conoce el oficio y las pautas, materiales, técnicas…etc. Después, puede elegir lo que prefiera.

P. L.: Yo al revés; prefiero que experimenten, jueguen y disfruten con esa locura inicial, y a partir de ahí vemos qué podemos hacer con esas capacidades en bruto, encauzándolas y dándoles el control del estilo que poseen. Es como tirar las piezas de un puzzle y, una vez están esparcidas, empezar a montarlo.

X. V.: También es importante que aprendan unos de los otros, que el ambiente sea esponjoso y receptivo, que se influencien unos de los otros viendo lo que hacen; compartiendo ideas, pensamientos, maneras, trucos, etc.

P. L.: Para esto último ayudan mucho el tipo de mesas.

 

Otra imagen de la presentación del curso.

Otra imagen de la presentación del curso.

 

D.: Tengo entendido que hay otros alicientes para este curso, aparte de teneros a vosotros como profesores.

X. V.: Sí, vendrán otros profesionales de la ilustración infantil para dar diversas clases magistrales y que los alumnos puedan ver otros puntos de vista y diferentes maneras de hacer las cosas. Cada artista es un mundo, y conocerlos enriquece.

P. L.: ¡Yo me lanzo enseguida; me dan una cuerda y me tiro, así que me encantaría poder ir al Festival de Bolonia con los alumnos! Que es algo a título personal, a ver si la gente se apunta, etc. Por lo que todo dependerá de cómo estén los ánimos y si la gente tiene ganas e interés en organizar un viaje.

D.: Y para ir acabando, os voy a pedir que intentéis convencer, con una frase o dos, a aquel indeciso que todavía no ha decidido si se apuntará o no al curso de ilustración infantil.

X. V.: Si sospechas que llevas un artista dentro y que dibujar para los niños te hará más feliz, apúntate, que aquí de lo que se trata es de divertirse, crear y, sobre todo, alucinar con lo que cada uno es capaz de hacer y de ofrecer. La ilustración infantil es una rama del arte en la que es muy fácil ver los avances y las evoluciones, sólo tienes que querer y creértelo.

P. L.: Creo que hay que darle voz a ese niño que dejó de dibujar hace mucho tiempo. En muchas ocasiones perdemos la noción de divertirnos con el dibujo, y eso es algo que intentaremos recuperar en las clases.

D.: Buenos alegatos y mejores profesores. Muchas gracias, Xavier y Pam, y nos vemos, desde hoy, todos los martes y jueves en l’Escola Joso.

P. L.: ¡Gracias! ¡Nos vemos!

X. V.: ¡Gracias a vosotros!

¡Así que ya sabéis, si Pam y Xavier os han convencido, todavía estáis a tiempo de acercaros a l’Escola Joso y apuntaros para el curso de Ilustración Infantil, que acaba de empezar y no hay tiempo que perder!

Leave a comment

*