¡Primera entrevista a las cinco alumnas de Making comics in Japan!

Días atrás os hablábamos del curso que acababa de arrancar en forma de prueba piloto: Making cómics in Japan, en el que cinco alumnas, tras preparar durante el mes de julio los storyboards y diseños de personajes, mediante videoconferencias con Ken Niimura y Takeshi Miyazawa, viajaban en agosto a Japón, donde harían, en el estudio de ambos profesores y profesionales del manga, el arte final de sus páginas para una publicación que presentarán a editores nipones en el festival Comitia.

Pues bien, ya estamos en agosto y ellas ya se encuentran inmersas, a miles de quilómetros de aquí, en la segunda parte del curso, sacando punta a lápices y entintando como si no hubiera mañana, ya que tienen poco más de dos semanas para acabar sus páginas antes de empezar con la maquetación y los preparativos para la presentación a editores.

Como todo esto es nuevo para nosotros y estamos en constante contacto y supervisión de cómo está desarrollándose el curso, aprovechamos para compartirlo con todos vosotros, y qué mejor manera que entrevistando a las cinco alumnas tres días antes de que partieran hacia Tokio. Con todos vosotros: Nuria Sanguino, Raquel Lara, Cristina Triana, Laura Romeu y Míriam Bonastre.

David: Aquí estamos, con las cinco alumnas del primer y flamante Making comics in Japan. Contadme, ¿Cómo os llegó la propuesta y qué os pareció?

Nuria Sanguino: Hola David, ¡Gracias por la entrevista!

La verdad es que la propuesta fue de lo mas inesperado… estábamos en clase de color digital, cuando Josep Maria entró en clase diciéndonos que quería proponernos algo muy serio. Nada más empezar a hablar dijo “Ken Niimura me ha propuesto..”, y ya con eso nos bastó para mirarnos entre nosotras y decirnos “¡Uah! ¡Esto promete..!”. Y en cuanto nos explicó en qué consistía la experiencia bueno… hubo reacciones de todo tipo, ja ja ¡¡Yo, por ejemplo, empecé a llorar como una tonta!! Fue algo vergonzoso, pero cuando te están ofreciendo, literalmente, el sueño de tu vida no sabes como reaccionarás.

Raquel Lara: ¡Aquí una más que se puso a llorar! Porque, además, había que tener en cuenta el número de plazas y el precio. ¡Solo 5 plazas con la de gente que hay en Joso y el nivelazo de algunos!

Cristina Triana: Pues yo no lloré, porque la verdad es que así de primeras lo ví como algo muy guay pero muy improbable. Teniendo en cuenta que ya de por si un viaje a Japón suele ser caro, súmale un curso. No sabía bien las cifras que serían, pero sí que serían altas y que el horno no estaba para bollos. Así que, ante todo, en un principio, fue un poco mantener la calma por eso. Pero, evidentemente, la ilusión estaba allí desde el momento que se propuso.

Míriam Bonastre: En un principio llegó Josep María a comentarnos la idea, en plan “Lo he hablado con Ken y estaría bien hacer algo así, ¿Qué os parecería?” y, obviamente, nos pareció muy bien. De hecho, nos motivamos tanto que en seguida pasó de ser una simple idea a una realidad, y enseguida se empezaron a hacer los preparativos. Personalmente, aparte del tema del viaje a Japón, el curso, la experiencia, etc., el hecho de que fuera Ken Niimura quien nos iba a dar el curso era un aliciente enorme, ya que me encanta su trabajo.

Laura Romeu: Pues para mí fue un poco distinto a las demás. Ese día no me encontraba en clase, y me enteré gracias a una amiga de que nuestras cuatro compañeras iban a participar en este proyecto. Entonces se sucedió una mezcla de estupefacción, ilusión… y también un poco de envidia sana, je je. Y aunque de entrada descarté la posibilidad de optar a la quinta plaza, la idea fue haciendo mella en mí hasta darme cuenta de la enorme oportunidad que representaba. Así que con un muy posible “no” en la mano, hablé con Josep Maria, que me dio su aprobación, y luego con mis padres, que tardaron casi 1 semana en darme el sí definitivo. Y sí, también acabé llorando vía Skype con ellos…

David: Y, en menos que canta un gallo, ya lleváis casi un mes de curso, con las clases online, ¡Y en nada os vais hacia Tokio! ¿Cómo han sido estas primeras semanas de trabajo y tutorías por Skipe?

Raquel Lara: Creo que puedo hablar por todas al decir que en la primera sesión estábamos súper nerviosas. Estábamos hablando entre nosotras por Skype y Whatsapp: “¿A quién le toca?” “Cuando acabes dinos qué tal” “¿De que habéis hablado?” “¿Qué te han dicho?”, etc., pero todo fue muy bien.

Personalmente estaba preocupada por el tema del inglés, que lo entiendo bien, pero como no tengo con quien hablarlo me preocupaba el no saber expresarme y que no me entendieran. Pero todo fue más simple de lo que pensaba. Nos entendimos bien, además de que tanto Ken como Takeshi son super amables y abiertos…. De hecho, me daba un poco de respeto pensar que tendrían una actitud un tanto distante, del estilo “profesor con experiencia- alumno que viene a aprender”, pero para nada. Todo lo que decían, corregían, lo hacían más con una actitud de compañerismo, en plan “¿Por qué no lo haces así? Quedaría mejor y, además, hace que se entienda más fácilmente, ¿No cres?” , además de consultarse entre ellos y, en todo momento, escuchando y respetando nuestra opinión. Luego, hemos tenido sesiones individuales tanto con Ken como con Takeshi. Con Ken podemos aprovechar para hablar en español, con Takeshi seguimos en inglés.

En definitiva, a partir de la primera sesión, creo que las demás han ido avanzando por sí solas.

Respecto al trabajo, creía que llevaríamos un ritmo más rápido, y que podríamos avanzar faena aquí para poder lleva algo hecho a Japón, pero para mi sorpresa hemos tenido un ritmo bastante lento ya que todo se revisaba una y otra vez: primero la historia, después el diseño de personajes y storyboard.

David: Imagino que el arranque siempre es lo que más cuesta. ¿Cómo estáis planteando las historias de 16 páginas? ¿Tenéis libertad creativa? ¿Son guiones ya establecidos?

Nuria Sanguino: Todas hemos escogido temas y historias por libre, y nos hemos ido adaptando a los consejos de Ken i Takeshi. Al final, no todas hacemos 16 páginas, sino que hemos acortado los guiones para curarnos de espantos, ya que solo tenemos 15 días para realizar las páginas. Pero lo que si puedo aseguraros es que todas las historias son muy interesantes, ya que todos los consejos que nos han dado los profesores han sido de gran ayuda!

Míriam Bonastre: Como dice Nuria, al final todas hacemos alrededor de 12-14 páginas. Nos han dado total libertad creativa, aunque previamente teníamos una pequeña pauta para empezar a pensar en las historias. La cosa era hacer algo poco trillado en el manga. Lejos de hacer el típico cómic de peleas o fantasía, nos recomendaron basarnos en algo que conociéramos bien, de nuestro día a día, aunque luego lo lleváramos a nuestro terreno (ya sea con fantasía, ciencia ficción o lo que sea). Así pues, creo que todas hemos acabado ambientando nuestros proyectos en nuestro país, y nuestros protagonistas son españoles en lugar de japoneses.

David: ¿Cómo os iniciásteis en el mundo del cómic y, más concretamente, en el del manga?

Raquel Lara: Bueno, en mi caso, cuando yo era pequeña, mis dos tíos eran adolescentes, así que lo típico de “educar a tu sobri por el buen camino del heavy y series”. Por lo que desde un principio me empezaron a poner Dr. Slump, Bola de Drac, etc.. Aparte, yo por mi cuenta fui descubriendo, gracias al Super3, Sailor Moon, Sakura: cazadora de cartas, mientras ellos seguían abriéndome puertas como Ghibli (empezando por La princesa Mononoke) y Neon Génesis Evangelion (aunque ahora reconozco que me lo pusieron muy pronto ^.^’)

Básicamente, un inicio muy televisivo. Yo pensaba que los cómics de verdad aquí, en España, no existían. Solo los propios españoles, Mortadelo y Filemón y estas cosas.

Otra vez fueron ellos los que para mi cumpleaños me llevaron a Norma, me plantaron delante y me dijeron “tienes tanto para gastar aquí”, y ahí comenzó el vicio real por el manga.

Laura Romeu Piñol: Yo pisé el mundo del cómic de muy jovencita con Asterix, Tintín y algún que otro Mortadelo… Pero fue la llegada del Anime al Super3 lo que me lanzó a indagar mucho más sobre todo ese mundillo. Elegir el bachillerato artístico, ir por primera vez al Saló del Manga de Barcelona, y empezar varias colecciones manga y artbooks fue lo que acabó de ensanchar el camino hacia un hobby y pasión que intento se conviertan en mi profesión.

Nuria Sanguino: Mi caso es algo similar; mi madre siempre me recuerda que con 6 años ya le decía que de mayor iría a japón a dibujar manga… Así que supongo que eso demuestra que llevo toda la vida en el mundo del cómic y del manga. Y, como en la mayoría de nuestra generación, imagino que todo empezó a base del Club Super3.

Raquel Lara: ¡Santo Super3, cuánto bien ha hecho! ¡Ja ja ja!

Nuria Sanguino: ¡Ja ja ja sí! Y es una pena que ya no emitan tantas como antes; las generaciones de ahora cada vez conocen menos el mundillo, ¡Pero ahí es donde entramos nosotros!

Miriam Bonastre: Para mí no hay un momento concreto de inicio en el mundo del cómic. Desde pequeña, en casa siempre había algún Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Esther y su mundo, Conan el Bárbaro y demás. Mis padres no son grandes lectores de cómics, pero la nostalgia hizo que guardaran la mayoría de sus tomos preferidos, tomos que releí mil veces. En el manga sí que hubo una primera vez que, además, recuerdo con cariño. Igual que mis compañeras, mi primer contacto fue gracias al Club Super3 y al 3xl, programas catalanes que emitían muchísimo anime. No puedo enumerar todos mis animes favoritos de aquella época porque no acabaría jamás. Pero sí que puedo decir que los que más me marcaron fueron los de magical girls! Sailor Moon, Sakura la caçadora de cartes y, más tarde, La Mágica Doremi! Precisamente, fue Sakura el primer manga que compré, y a partir de ahí un no parar.

David: Imagino que publicar y trabajar para el mercado japonés debe ser, sino el que más, uno de vuestros mayores objetivos. ¿Con qué referentes o géneros os identificáis y a qué tipo de público os gustaría dirigiros?

Cristina Triana: Hombre, molaría un montón, pero creo que el tema de entrar en el mercado japonés es muy difícil para un extranjero. Personalmente, me gusta mucho el shojo y es lo que mas me tira. En consecuencia, uno de mis mayores referentes en su día fue Arina Tanemura, y un poco la culpable de que hoy esté haciendo lo que hago. Así que sobre el publico, viendo lo que me gusta leer y hacer, supongo que las adolescentes o chicas en general es hacia donde iría enfocado lo que hiciese.

Nuria Sanguino: Bueno… ¡Yo siempre he sido una loca apasionada de los romances! Pero, por ejemplo, mi primera obra fue de acción y fantasía. Lo que si tengo muy claro es que me es más fácil dirigirme a un publico juvenil; es cuando más disfruto.

Miriam Bonastre: No me atrevería a decir que trabajar en el mercado japonés sea un objetivo para mi. Siempre lo he visto como algo muy imposible, así que en mi mente está descartado. Y no lo digo como algo malo; a pesar de que trabajar en Japón sea difícil para un extranjero, hoy en día hay muchas opciones de trabajo en el resto del mundo, incluso para alguien con una marcada influencia manga.

Eso sí, a raíz del viaje y del proyecto que vamos a hacer, claro que me emociono y pienso en las oportunidades que pueden surgir. Si se diera el caso, me lanzaba de cabeza. ¡A eso vamos, por supuesto!

Y en cuanto a géneros, no me decanto por ninguno en particular. Me gusta mucho la ciencia ficción, la fantasía, las historias de aventuras, de terror, de romance… Eso sí, tengo claro que prefiero dirigirme a un público joven, ya sea adolescente o infantil. Mi estilo de dibujo es lo que pide, y, para que mentir, me resulta mucho más divertido.

Raquel Lara: Opino lo mismo que Cristina en lo referente a trabajar para el mercado japones. También en su gran influencia, ademas de Yū Watase, así que en lo referente al público, supongo que me decantaría por adolescentes. Lo que sí es verdad es que a medida que he ido creciendo y leyendo, me he ido cansando de los romances, por lo que tiraré por otro camino, aunque todavía no sé muy bien por cuál. Es cuestión de ir probando.

David: Bueno, se trata de intentarlo, y para eso en nada partís hacia Tokio. ¿Nerviosas? ¿Cuál es el planning que tenéis para ese mes? ¿Algún sitio que queráis visitar o algo que queráis hacer sí o sí?

Raquel Lara: Nerviosa hasta hace poco no, pero el punto en que los nervios surgen es cuando empiezas a hacer la maleta. Y, sobre todo, a partir de hoy que es la cuenta atrás definitiva de 3 dias, 2, 1….

Respecto al planning para las dos primeras semanas estamos bastante concienciadas en que nos toca trabajar a tope, ya que tenemos que hacer tanto lápices como tintas, pero después, mientras ellos se encargan de aspectos de la maquetación, traducción, imprenta, etc. hemos pensado en hacer algo de turisteo: Kyoto, Osaka…

Nuria Sanguino: ¡Tambien queríamos ir sí o sí al Museo Ghibli! Ytenemos alguna que otra actividad conjunta, pero también actividades por separado. Servidora, por ejemplo, aprovechará para ir al concierto de mi grupo favorito; en casos como este es un “¡Ahora o nunca!” ya que los grupos de musica de allí no suelen venir a españa

Míriam Bonastre: Pues ahora ya quedan pocos días, así que empiezan a surgir los nervios. La verdad es que soy de las que prepara la maleta la noche antes de partir, jajaja. El planning es dos semanas de curro intensivo al más puro estilo mangaka, haciendo los lápices, tintas y tramas (yujuuu! esas últimas me causan especial emoción), y las otras dos más relajadas, en las que se rotularán las páginas, se harán los últimos retoques, portada, a imprenta… ¡Y a presentar el cómic al evento!

Tenemos planes de turismo para esas dos semanas más relajadas, pero si te soy sincera, lo que más me emociona es el simple hecho de estar ahí. Pasear por las calles de Tokio, comer ramen, conocer gente, ir al karaoke, buscar joyitas frikis en todo tipo de tiendas… ¡Y paro ya porque me estoy emocionando!

David: ¿Qué creéis que es lo más importante, a nivel artístico y profesional, que podéis sacar de Making comics in Japan?

Laura Romeu: Ante todo, la experiencia. Eso es algo que por mucho que te dieran la teoría sobre ello… ¡Nada igualará la práctica que tendremos la oportunidad de tener! El contacto directo con los 2 maestros, grandes autores, especialmente Ken Niimura, bien conocido en España. Cualquier gotita de conocimiento que ellos suelten la vamos a pescar y absorber.

Luego esta la posterior exposición al publico del Festival Comitia del trabajo hecho, dónde tendremos la oportunidad de entrar en contacto con profesionales del sector, y eso tampoco tiene precio. Así que, básicamente, solo por el hecho de salir de aquí y observar tan de cerca como se mueve el mundo del cómic en un país cumbre de un estilo propio, ya será un enorme ensanchamiento de miras.

David: A la vuelta, ¿Podremos ver todas vuestras historias? ¿Tenéis pensado enseñarlas a alguna editorial española?

Nuria Sanguino: Bueno, sabemos que habrá una exposición en la que se podrán ver la historias y ilustraciones realizadas durante el viaje. Y, por supuesto, irán directas al book de trabajo, así que sí, en alguna editorial las mostraremos si surge la ocasión

David: ¿Y tenéis pensado seguir en Art Gràfic u os especializaréis en algún otro curso?

Nuria Sanguino: A la vuelta tenemos que hacer 4º de Art Gràfic,  y en cuanto acabemos en la Joso… ¡Lo que nos depare el futuro! Esperamos poder tener algún proyecto o trabajo antes de acabar el curso.

Raquel Lara: Hombre, para un año que queda, el acabar Art Gràfic es algo que ni siquiera dudamos, pero sí es verdad que ahora están surgiendo las dudas entre algunos de clase acerca de alargar los estudios un año más con el curso de Concept Art y especializarnos un poco más. Pero bueno, eso ya se vera dentro de un año. Por el momento a aplicarnos al máximo en este ultimo curso.

Laura Romeu: Igual que mis compañeras, la primera meta está en terminar 4º de Art Gràfic, disfrutando y aprendiendo el máximo posible. Luego, conseguir trabajo seria algo prioritario, a la par que tratar de seguir formándome artísticamente.

David: Y ya para ir acabando, ¿Qué destacaríais de lo aprendido durante este primer mes de curso online?

Raquel Lara: Todas y cada una de las correcciones que nos han hecho tanto Ken como Takeshi son fallos de los que hemos aprendido y que, a partir de ahora, podemos tener en cuenta para no repetirlos. Personalmente, desde la primera sesión me quedo con el hecho de que siempre intentamos darle una vuelta más a una idea, llevarla al limite.

Nuria Sanguino: Completamente de acuerdo con Raquel; nos han enseñado a valorar siempre todas las opciones que tengamos para que salga un buen trabajo. Además, todas las ideas que nos daban eran muy buenas y divertidas. Su método de trabajo es continuo y no hemos parado con el storyboard hasta que quedara perfecto. Eso nos facilitará que al llegar a Tokio vayamos muchísimo más rápido a la hora de acabar las páginas.

Laura Romeu: Coincido con mis compañeras, respecto al trabajo y detalle dedicados a los storyboards! Y, aunque no es algo nuevo, verlos a ellos trabajar e incidir tanto en eso te da la certeza que pudiera faltarte para ver lo importante que es pulir la historia.

David: ¡Pues mucho ánimo y energía para este mes que pasaréis en Japón, que suerte seguro no os hará falta viendo lo currantes que sois! ¡Os esperamos a la vuelta, para que nos contéis qué tal ha sido la experiencia!

 

Así que ya sabéis, en poco más de treinta días esperamos poder ofreceros otra entrevista con cinco mangakas de tomo y lomo, para que nos cuenten de primera mano cómo es trabajar en un estudio profesional, un festival de manga en Japón y el trato con los editores nipones.

Mientras, en este caluroso agosto no descansamos y os seguiremos trayendo artículos y entrevistas sobre todo lo concerniente a l’Escola Joso y el mundo del cómic. ¡Estad atentos!

 

Leave a comment

*