Hablando con profes: Arkaitz González

El cómic El Metall de Desert ha sido publicado Evolution, uno de los sellos de Panini Cómics, y su creador es nuestro profesor de cómic, Arkaitz González. La obra ha sido la ganadora de la segunda edición de la Beca Carnet Jove – Connecta’t al Còmic 2019. Desde Escola Joso hemos querido hablar con Arkaitz acerca de su experiencia.

Para Arkaitz González, ser el ganador del concurso de la Beca Joven le supuso publicar su primer cómic como profesional del medio. El objetivo de la Beca Carnet Jove – Connecta’t al Còmic es fomentar y promover el acceso al mundo profesional de jóvenes dibujantes y guionistas de historietas.

Entrevista Arkaitz González

Metall del Desert es un cómic de fantasía y ciencia ficción que Arkaitz ha conseguido acercar a todo tipo de público. La obra se centra en las aventuras de su protagonista, Nora, quien vive en los suburbios de una ciudad de mecánicos y se ambienta en una época post apocalíptica. Además, parece ser que es uno de los últimos lugares con vida que se sitúan en medio de un gran desierto hostil y en el que sus ciudadanos tienen que sobrevivir entre los grandes muros que han construido para protegerse. Como recalca nuestro profesor Santi Casas en el prólogo: “Más allá del regalo de una aventura fantástica, cuando llegamos al final de la historia de Nora, encontramos la recompensa de entender como son de complejos los sentimientos humanos”. De ese modo, más allá de las aventuras y desventuras de los personajes, Arkaitz ha querido mostrar como evolucionan los valores humanos a través de la evolución de sus protagonistas y hacerlo llegar al público joven con una excelente narrativa.

 

E.J. ¿Por qué decidiste dedicarte profesionalmente al mundo del cómic?

A.G. Llevo dibujando cómics desde que tengo memoria y siempre me ha apasionado contar historias. Cuando descubrí que, aunque fuera difícil, se podía vivir del dibujo, quise intentarlo. Con 24 años dejé mis estudios de Psicología en  el País Vasco y vine a Barcelona a estudiar a Escola Joso.

 

E.J. ¿Qué cómics solías leer de pequeño? ¿Cuáles son los que te han influido en tu carrera?

A.G. De pequeño tenía en casa los típicos cómics de humor españoles: Mortadelo, Zipi y Zape, el botones Sacarino, Super López, etc. Ya en la adolescencia empecé a leer más manga y cómic americano. Ahora me gusta leer de todo.

En su momento, me ayudó mucho ver el dibujo de Eiichirō Oda (One Piece) para aprender a dar movimiento a los personajes. Pero si tuviera que mencionar a un autor, que ha influido mucho en mi estilo actual, sería sin duda Fabien Mense. También he tenido influencia de series de animación, sobre todo de Steven Universe.

Arkaitz González con un ejemplar de ‘Metall del Desert’

 

E.J. ¿Por qué decidiste presentarte a concursar en la Beca Carnet Jove Connecta’t al Còmic 2019?

A.G. Tras acabar la Joso me volví a País Vasco durante un año y, al volver a Barcelona en 2017, empecé a vivir con Sara Soler, que ese año había resultado ganadora de la Beca del Carnet Jove y me animó a participar. Por edad, solo tenía dos oportunidades: en la primera no quedé ni finalista y, en la segunda, me llevé el premio que quería: publicar mi primer cómic. Así que desde aquí un mensaje a todos los que os lo estéis pensando. ¡Presentaos, que merece la pena intentarlo!

 

E.J. ¿Qué te ha aportado profesionalmente participar en este concurso?

A.G. La verdad es que al haber salido el cómic en mitad de la pandemia, y al estar únicamente en catalán, su repercusión ha sido muy modesta, pero para mí ha sido un gran paso a nivel personal. Hasta ahora, había participado con cómics cortos o ilustraciones en algunas revistas y fanzines; pero tener en la mano un cómic entero tuyo es una sensación de level up que viene muy bien para uno mismo. Además, en el proceso he aprendido muchísimo y ahora sé gestionar mejor mi tiempo y dibujar a más velocidad. Desde luego como autor me siento más seguro de mi trabajo y creo que se nota en lo que he ido dibujando desde entonces.

 

E.J. Para realizar un cómic destinado a un público infantil o juvenil, no solo se necesita talento en el dibujo sino una imaginación fluida para realizar un guion que atraiga a este tipo de público ¿Cómo surgió la historia de ‘El Metall del Desert’?

A.G. Cuando estudiaba Psicología mi rama favorita era la Psicología de la Educación, y creo que eso se nota al leer mis historias orientadas al público infantil/juvenil. Pese a que El Metall del Desert es un cómic de fantasía y aventuras tiene detrás un componente educativo que creo que es importante.

Al tener que pensar un guion desde cero para presentar a la beca tenía claras dos ideas: quería hacer algo educativo y quería hacer algo sobre robots o mecánicos. Llevaba tiempo con ganas de probar a hacer un cómic con muchos cachivaches y con un entorno muy metálico y artificial, así que mezclé las dos ideas. El guion tuvo muchas reescrituras, casi cada día añadía elementos nuevos y quitaba otros. Hablar con mis amigos me ayudó mucho a ir puliéndolo. Mención especial a Israel Escudero, con quien tuve varias charlas que fueron importantísimas para ayudarme a cerrar el guion.

 

E.J. ¿Nos podrías explicar todo el proceso de creación de los personajes que salen en el cómic? ¿Tuviste alguna influencia a la hora de diseñarlos?

A.G. Normalmente tiendo a seguir ciertas normas a la hora de crear a los personajes dependiendo de su carácter. Los más bondadosos, como Nora o Héctor, con rasgos más redondeados y los que son algo más agresivos o malvados, como Greta, con rasgos más puntiagudos. Estos detalles, junto a como actúan y se mueven cada uno de ellos, ayuda a los jóvenes lectores a identificar muy bien que papel tiene cada uno en la historia. O al menos al inicio de ella.

Ismael, el padre de Nora, está directamente basado en Israel Escudero, que como anteriormente comenté, me ayudó mucho con el guion y quise hacerle este cameo. También de fondo salen muchos amigos míos e, incluso, alguno que es una clara referencia a un videojuego que solía jugar.

 

E.J. ¿Cuál es tu metodología a la hora de ponerte a dibujar?

A.G. Una vez tengo la idea de lo que quiero contar, antes de ponerme a dibujar el cómic en sí, hago un esquema de cuantas páginas va a ocuparme cada escena. De esa forma, puedo acortar o alargar cosas si creo que lo necesitan. Después, me hago un mini boceto muy sencillo de cada una de las páginas para ver si narrativamente funcionan. Cuando veo que todo está correcto, empiezo a dibujar los lápices basándome en esos bocetos. El siguiente paso es pasar esos lápices a tintas y después colorearlo. Todo este proceso lo hago actualmente en digital, ya que me permite editar y corregir cosas de manera mucho más rápida.

 

 E.J. ‘El Metall del Desert’ es un relato de fantasía y ciencia en un universo post-apocalíptico que se combina con la evolución de unos personajes cuyos valores humanos se transforma con el avance de la historia.¿Consideras que estas historias tienen que tener incluido un valor educativo a la hora de leer cómics para el público juvenil más allá del entretenimiento?

A.G. No creo que sea obligatorio, pero sí considero un punto a favor que tengan ese valor educativo. Los cómics como Mortadelo, Zipi y Zape, etc. que leíamos de pequeños, no creo que tuvieran una intención más allá de entretener y a todos nos encantaban. Pero como comentaba antes para mí el tema de la educación es algo que siempre me ha atraído y creo que si puedo aportar valores positivos a los peques (y no tan peques) que lean mis historias, ¿por qué no hacerlo?

E.J. ¿En qué te has influenciado a la hora de diseñar los escenarios de la historia de ‘El Metall del Desert’?

A.G. Aunque para los exteriores he ido cogiendo referencias y detalles de bastantes sitios, creo que mis dos referencias más claras han sido Diamond City del videojuego Fallout 4 y Junkertown del videojuego Overwatch. Para los interiores miré sobre todo muchos talleres de coches antiguos.

La sede de los Mecánicos Oficiales de Ferrópolis está totalmente basada en el antiguo estadio de Anoeta de San Sebastián, que siempre me llamó la atención su forma.

 

E.J. ¿Tienes pensado crear más aventuras para Nora?

A.G. De momento no, aunque no es algo que descarte en absoluto. Me encariñé con los personajes más de lo que esperaba y me encantaría volver a dibujar algo con ellos.

 

E.J. Eres un autor que es activo en redes sociales. ¿Qué importancia tiene hoy estas plataformas cómo forma de promoción de un autor?

A.G. Creo que para un autor las redes sociales son una herramienta muy buena para dar visibilidad a su trabajo, incluso hay editoriales que tienen en cuenta el número de seguidores que tengas a la hora de considerar publicarte cosas. Además, puedes conocer gente con quien trabajar en un futuro, cosa que a mí ya me pasó.

Tampoco pienso que sean imprescindibles, conozco gente que apenas las utiliza y les va bien igualmente. Al final tener que estar actualizando continuamente tus diferentes cuentas puede ser un poco agobiante y los hay que prefieren dedicar ese tiempo a dibujar más.

Leave a comment