Hablando con profes: Claudio Stassi adapta ‘La Ciudad de los Prodigios’

Nuestro profesor de los cursos de Art Gràfic e Ilustración, Claudio Stassi, acaba de presentar su adaptación a novela gráfica de una de las joyas de la literatura española ‘La Ciudad de los Prodigios’ del escritor barcelonés Eduardo Mendoza y editada por Planeta Cómic. Escola Joso ha querido hablar con él para que nos explique un poco como es el trabajo de un dibujante de cómic a la hora de adaptar una novela gráfica al noveno arte.

Entrevista a Claudio Stassi

Nuestro profesor Claudio, nativo de la ciudad de Palermo, lleva once años asentado en la Ciudad Condal y con una amplia trayectoria profesional a sus espaldas. Ha publicado con editoriales tanto nacionales, como italianas y extranjeras. En 2007 publica Brancaccio. Historias de la mafia cotidiana, guionizada por nuestro profesor Giovanni Di Gregorio. Con la editorial Rizzoli publicó Por esto me llamo Giovanni de la que lleva su quinta edición impresa. En 2013, publicó La Banda de Stern, un libro que tradujo a cuatro idiomas. Por último, su proyecto Rosario. Amor y muerte, basado en textos de Carlos Sampayo, fue publicado en Francia e Italia. Este año, 2020 ha publicado ‘La Ciudad de los Prodigios’ del escritor Eduardo Mendoza, una de las joyas de la literatura española contemporánea y que narra las vivencias de Onofre Bouvila, un joven de ascendencia pobre de una área rural y que describe su ascensión hacía el poder financiero y delictivo en Barcelona, ciudad que se describe en el período comprendido entre las dos Exposiciones Universales de Barcelona de 1888 y 1929.

 

E.J. ¿Cómo te surgió la posibilidad de adaptar a novela gráfica una de las novelas más importantes de la literatura española cómo es ‘La Ciudad de los Prodigios’ de Eduardo Mendoza?

C.S. Fue una idea del editor de Planeta, David Hernández. Sabía que Planeta quería trabajar conmigo y me reuní con ellos porque tenían la idea de adaptar otro libro del catálogo de Planeta. Al final me propusieron ‘La Ciudad de los Prodigios’ y fue leerlo decir ¡Es Genial! Es un libro espectacular y con muchas posibilidades y muchos juegos para que pueda salir una buena adaptación literaria. Además, esta ambientada en Barcelona que era lo que yo quería. Quería adaptar una novela gráfica con un fondo de la ciudad que me acogió hace 11 años.

 

E.J. ¿Habías leído alguna de las novelas del escritor anteriormente?

C.S. No, todavía no había leído nada de él. Me había hablado de Eduardo Mendoza mi colega de estudio. Me contaba que era un gran escritor, catalán, que había tenido mucha fama en territorio ibérico y que estaría genial adaptar una novela suya. Por eso, a mí adaptar novelas me encanta. De hecho, ya hice una en el 2009 que se llama Por eso me llamo Giovanni.

 

E.J. ¿Eduardo Mendoza es un estilo de escritor que en sus obras suele mezclar tonos, géneros literarios. En ‘La Ciudad de los Prodigios’ misma hay una mezcla de novela picaresca, policíaca y hasta Mendoza juega con la histórica. Cuál han sido las mayores dificultades de adaptar un guion con tanto matiz?

C.S. La verdad es que ha sido difícil porque adaptar una novela a un medio diferente, en este caso el cómic, tienes que adaptar la manera de escribir del escritor a una fórmula narrativa totalmente diferente que añade la parte misiva y que, por supuesto, en algún caso puede agilizar algunas de las partes pero puede tener dificultades en otras. Una cosa es, por ejemplo, contar del porque el personaje tal tiene aquella arma y, entonces, puedes hacer una elipsis narrativa y hablar de aquella arma y la historia, etc… y otra cosa es narrar esto. Entonces ha habido momentos que he tenido que adaptar cortando o modificando… Puede ser que esta sea la parte más difícil. Pero en realidad no ha sido tan costoso adaptar esta novela, no porque sea mérito mío sino por el escritor. Es una novela increíble, muy bien narrada, muy bien construida y, la parte pícara, la parte policial, añade aquel toque de género negro que permite a la obra quedarse dentro de una cúpula sombría.

E.J. ¿Cuáles son los mecanismos para adaptar una novela – en este caso la obra completa- al cómic?

C.S. Son los de siempre, los mismos que enseñamos en la escuela. Son los siguientes leer el libro, hacer un guion, creación de personajes. Lo clásico digamos. Es como si en lugar de tener el libro tienes una idea. El libro te da la posibilidad de tener la idea bien concreta. De alguna manera, es un poco más fácil porque esa parte la tienes ya hecha aunque luego tienes que modificar muchas cosas porque el libro es una cosa y el cómic es otra. A mitad de la historia me di cuenta de que quería darle un toque más freestyle y decidí cambiar totalmente el guion y trabajar sobre la marcha. Nunca lo había hecho pero me sentía bastante seguro y, entonces, me atreví.

 

E.J. ¿Cómo funciona el proceso artístico de la obra?

C.S. Guion, estudio de personajes, páginas de prueba para tener una idea de la atmósfera y el tono que quieres dar a la obra, el color, etc. Hay que decir que ha sido fundamental realizar este trabajo previo porque te da la posibilidad de dar lo que se llama el mood narrativo a la historia.

 

E.J. ¿Has trabajado directamente con el autor? ¿Cuál es el trabajo conjunto entre el dibujante de cómic y el autor de la obra? ¿Él marca pautas o da total libertad de creación artística a la novela?

C.S. No he tenido contacto con el autor. Eduardo Mendoza vio las dos primeras páginas que había preparado para presentar a la editorial, que fue Seix Barral la que publicó la novela, y, por supuesto, a mi editor de Planeta Cómic. Le encantaron muchísimo y de ahí empecé a trabajar sobre los estudios de personajes y el único intercambio de emails que tuvimos con Eduardo Mendoza fue sobre la figura del personaje principal: Onofre Bouvila. Él me pedía algunas características un poco diferentes a las que yo había dibujado y, por supuesto, acepté las sugerencias porque quería que el maestro Mendoza se quedara contento con la novela. Además, era su personaje, él lo tenía muy bien definido. Entonces, cualquier consejo suyo para mí fue fundamental. Pero, hasta el final de la obra he tenido total libertad y esto es grandioso por parte de un autor porque te la posibilidad de expresarte como quieras. Cuando terminamos de hacer la obra, le pasamos la novela gráfica y él quedó muy satisfecho. De hecho me escribió una carta donde mostraba estar emocionado y agradecido del trabajo hecho.

E.J. ¿En su momento, Eduardo Mendoza realizó un trabajo de investigación y documentación minucioso para acercar lo más posible a esa Barcelona de finales del s. XIX y principios del XX. ¿Cómo ha sido en tu caso todo el proceso de documentación previa?

C.S. Mi búsqueda de documentación ha sido fundamental y muy minuciosa. Yo, cada vez que doy clase en la Joso, siempre pongo en la pizarra en grande ‘documentación’ porque es un elemento clave de la creación de una historia. Si tú tienes que hablar de Nueva York, de Barcelona, Madrid o de una ciudad que conoces en parte, poco o nada, tienes que conocerla bien para poder representarla. Y la única manera para presentarla bien es documentarla. En mi caso, había dificultades porque era una Barcelona de la época. Por eso, he tenido que documentarme con fotos de la época, con videos, con libros. Esto me ha permitido conocer como era la Barcelona de aquel período.

 

E.J. ¿Otra de las dificultades es adaptar el guion. ‘La Ciudad de los Prodigios’ es una novel extensa (alrededor de poco más de 500 páginas) ¿Cómo has hecho la adaptación a 230 páginas?

C.S. Este ha sido el motivo por el cual decidí a mitad de la obra ir más por libre. Me estaba dando cuenta que necesitaba un giro en la narración que, hasta aquel momento, había sido totalmente fiel, casi al 100%, a la del libro. Pero justo a partir de la página cuarenta, me dije que había que darle un giro porque sino iba a salir una novela gráfica de casi 500 páginas. Entonces paré un mes para volver a leer el libro y volver a decidir que parte se podría modificar, sintetizar, ampliar o darle un traje más gráfico apto para una novela gráfica.

 

E.J. ¿Qué papel ha jugado el guion en la adaptación de la novela?

C.S. El guion siempre es un elemento fundamental para la narración de una historia. Puedes pillar al mejor dibujante del mundo y ponerle un guion malo y seguirá siendo una historia mala. A veces, al revés, puede que funcione. En La Ciudad de los Prodigios tenía la suerte de tener de base una historia espectacular y esto me ayudó muchísimo en trabajar a través del guion en la narración de la historia. Quité toda la parte más irónica, grotesca típica de Mendoza que en este cómic yo no quería. Entonces decidí un tono más duro, tirando al género negro. Al final espero haberlo conseguido.

E.J. ¿Los colores también son importantes para crear la atmósfera en la que se desenvuelve ‘La Ciudad de los Prodigios’ con esos tonos grisáceos, marrones y azules oscuros ¿Qué papel tiene el color en la novela gráfica?

C.S. Los colores han sido una pieza clave de la narración de la historia y la atmósfera que quería contar. Y, la verdad, tengo que agradecer a dos alumnas de la Joso que me ayudaron, Silvia Estepa y Aihnoa Regadera, que fue un trabajo en equipo en la parte del color muy importante.

 

E.J. ¿Explícanos como ha sido el proceso de crear y adaptar los personajes a la novela gráfica. El personaje principal, Onofre Bouvila, hace una evolución y transformación en todos los sentidos dentro de la novela de Mendoza ¿Cuál han sido para ti los personajes más difíciles para darles vida?

C.S. Como decía anteriormente, el personaje de Onofre Bovila fue una evolución de búsqueda del personaje con la ayuda de Eduardo Mendoza mientras que con los otros personajes fue más fácil y dibujarlos casi a la primera. En la novela están muy bien descritos. El personaje que más me ha gustado dibujar y, sin duda, es mi favorita es Delfina. Es un personaje muy peculiar: su amor enfermizo por Onofre, ese pelo rebelde, los ojos tristes pero, al mismo tiempo, muy de femme fatale. Es un personaje ambiguo muy muy interesante.

 

E.J. ¿Qué recomendación le darías a tus alumnos que en un futuro se les presente la oportunidad de adaptar una obra literaria a una novela gráfica?

C.S. Lo primero es leer, no solo cómic y manga. Leer muchos libros porque te da la posibilidad de dibujar en tu cabeza las historias que han sido narradas con palabras. Ese es un ejercicio muy interesante para los creativos. Desengancharse del móvil es otro consejo que doy y sobre todo leer más porque para adaptar una novela lo importante es leer, ya que es como querer hacer música sin escuchar música. Además, les aconsejo contar historias que peguen más con su manera de ser. Cuánto más cómodos estés trabajando en un proyecto más auténtico será. La sinceridad gráfica se nota mucho cuando eres un lector.

Leave a comment

*