Hablando con profes: Mariano de la Torre y Santi Casas hablan de ‘Kharmeg’

Nuestros profesores Mariano de la Torre (Ilustración) y Santi Casas (guion), junto a nuestros alumnos Fran Vázquez (colorista) y Agus Vera (guion) se han vuelto a juntar para crear la segunda parte de Kharmeg, editado por Editorial Panini.

Ya tuvimos el honor de hablar con Agus Vera y Mariano de la Torre en su día cuando se realizó una campaña de crowdfunding para recaudar dinero para poder crear el cómic de Kharmeg. Hace unos meses se publicó la segunda parte Kharmeg. Salvar el océano pero, esta vez, de la mano de la editorial Panini. Una vez más, este cómic de aventuras se centra en las aventuras de la bióloga marina y activista Elise Gray, que esta vez deberá enfrentarse a las mafias que practican en ‘aleteo’.  La protagonista deberá terminar con la trama corrupta de esta pesca ilegal que pone en peligro el equilibrio del ecosistema marino así como salvaguardar el último ejemplar de megalodón que queda en la tierra.

¿Tiene el cómic el poder de hacer concienciación medioambiental? Hemos querido que los principales autores de Kharmeg nos expliquen más sobre la evolución de esta segunda entrega que pretende alertar de los peligros que tiene el océano frente a uno de los máximos depredadores que existen en la tierra: el ser humano.

ENTREVISTA A LOS AUTORES

E.J. Este segundo volumen no se ha elaborado gracias a un crowdfunding como el primer volumen, sino que ha sido financiado 100% por una  empresa. ¿Eso ayuda a realizar la obra sin tanta presión? 

AGUS VERA: La presión es casi la misma. La única diferencia ha sido no tener  que dar tantas explicaciones a tantos mecenas ni perder tanto tiempo  buscándolos, sin olvidarnos del envío del libro una vez impreso. Todas esas  ventajas me han dejado más tiempo para enfocarme en la obra.

E.J. ¿Qué acogida tuvo el primer cómic y que esperáis de este segundo? 

AGUS: Esperamos dar a conocer el aleteo a los más peques. También me di cuenta de que muy poca gente conocía el aleteo; por no hablar de la importancia  de los tiburones en el ecosistema marino ni la influencia de este sobre la salud  del planeta 

MARIANO: El primer Kharmeg fue una locura y una obra de amor y como tal  fue muy bien recibido. De este segundo me gustaría, ya que contamos con el  apoyo de Panini en la impresión y distribución, que llegue a mucha más gente y  podamos expandir un poco más el mensaje.

 

E.J. ¿Hacer un cómic para concienciar sobre los peligros medio ambientales, como es el caso de la extinción del tiburón blanco, sitúa al  cómic como una herramienta pedagógica indispensable para mejorar  nuestro entorno?  

AGUS: Me ha encantado! La experiencia es un grado y la contribución de Santi  Casas ha sido clave. Sin duda es un avance respecto al primero. En cuanto a  Mariano, hay un antes y un después respecto a K1. Tres años dan mucho de  sí. Parece que la progresión del artista no tiene límites. No olvidemos a Fran Vázquez y sus colores. La profundidad que le imprime a la obra es brutalmente evocadora. Lo disfruto cada vez que lo ojeo y hace que me sea mas fácil  bucear con Elise o navegar a bordo del Sealogic.  

Sin duda, hay mas concienciación sobre el aleteo y los peligros a los que nos enfrentamos; pero, lamentablemente, el problema persiste. Kharmeg debería  publicarse en los países donde se consume la dichosa sopa, pero eso será en  otro capítulo.  

MARIANO: El cómic es y siempre será una de las mejores herramientas a  nuestra disposición para llevar todo tipo de mensajes allá donde sean  requeridos. La gente joven siempre se va a sentir atraída por este tipo de  narrativa y la gente de más edad redescubre un medio con el que de pequeños  muchos tenemos un vínculo importante. Es como reencontrarse con un viejo  amigo, y a los viejos amigos solemos escucharles con atención 🙂

 

E.J. ¿Es un cómic dirigido a todos los públicos? 

MARIANO: Es un cómic con un mensaje importante pero por las dosis de  violencia seguramente no entraría en esa categoría. A partir de 14 estaría  mejor. 

SANTI: Sobre todo a un lector pre-adolescente y post-adolescente, de los 11 a  los 99, por acotarlo. Es una aventura pensada para entretener y de paso  concienciar de problemas reales a través de la ficción a aquellos que ya tienen  edad para tomar parte.

E.J. ¿Un cómic puede ser una herramienta de apoyo al activismo  medioambiental? 

AGUS: Absolutamente. Si más no, diferente a lo que estamos acostumbrados:  documentales, películas etc. El cómic llega a otro público y puede que sea un  segmento de la población mas perceptivo y abierto al cambio. Creo que la  impronta que deja es más duradera, incluso imperecedera. 

SANTI: El cómic es una gran herramienta para comunicarse. Usa a la vez la  imagen y la palabra, las dos principales vías que tenemos los humanos después de la comunicación oral. Por lo tanto, es otro canal que podemos usar  para lanzar esta voz de alarma sobre lo que ocurre en nuestro mundo y el daño  que le hacemos.

 

E.J. En este segundo cómic de Kharmeg ¿En qué os habéis inspirado esta  vez para crear la trama? 

SANTI: Una vez más Agus novelizó un relato donde plasmaba su preocupación  por el riesgo de las prácticas pesqueras que agreden a nuestros océanos. Los nuevos condimentos para la trama ha sido la inclusión del papel de las nuevas potencias emergentes y lo clave de su peso hacia el lado en el que se inclinará  la balanza en un futuro hacia la conservación o la extinción de especies.

 

E.J. Nuestro profesor Santi Casas ha elaborado el guion de esta segunda  novela gráfica ¿Ha trabajado siendo coguionista con Agus Vera? 

MARIANO: Santi es un auténtico todoterreno y tiene capacidad para hacer casi cualquier cosa bien en el medio. Con el argumento de Agus montó una trama  espectacular y muy medida que luego entre ambos acabaron de ajustar para  que todo acabara cayendo en su sitio. 

SANTI: Mi papel ha sido el de rellenar los huecos en la trama principal de la  novelización y el traslado al lenguaje del cómic de esa historia creando la estructura final del guion, la adaptación y el storyboard. Tras ese trabajo la  puesta en común junto a Agus y Mariano construyó el aspecto final del relato.

 

E.J. ¿Cómo has hecho para recrear aquellas páginas del fondo submarino  o paisajes típicos como puede ser el fondo marino de Phuket (Tailandia)? 

MARIANO: El guion de Santi era muy detallado, con descripciones muy ricas y  encima me suministraba hasta imágenes de ejemplo. Con un poquito de  paciencia buscando documentación y viendo algún que otro video, uno se  sumerge rápido en cualquier ambiente. Y además hay que destacar muy  mucho el trabajo de Fran Vázquez que ha rizado el rizo con su aplicación del  color. La luz que respira el álbum es una virtud que apuntar en su haber 🙂

 

E.J. Al utilizar el cómic como un medio para ayudar al activismo ¿El cómic deja de tener una función de entretenimiento para pasar a ser social? 

MARIANO: El cómic, como buena expresión artística que es, resiste diferentes lecturas dentro de una misma obra. Así que se puede dar la coincidencia de que haya obras que sean un buen entretenimiento y que, a la vez, aspiren a ser algo un poco más elevado y transmitan valores que sean de utilidad para sus  autores.  

SANTI: Las dos cosas van de la mano. Cuando algo nos entretiene y llega a dejarnos una buena o intensa sensación, una huella emocional, nos acompañará probablemente durante muchos años. Si logramos entretener  nuestro mensaje calará y permanecerá con nuestros lectores durante más  tiempo. 

 

E.J. ¿El cómic puede cambiar el mundo? 

AGUS: Ojala! Es una acción como tantas otras que ayudan a extender el  conocimiento. 

SANTI: La cultura lo ha hecho siempre y el cómic es parte de ella, así que sin duda es una herramienta más de cambio. Un lugar donde fijar nuestros mensajes, deseos y buenos ejemplos. 

MARIANO: Nos gusta creer que las mejores herramientas de comunicación  tienen un poder de transformación del entorno muy grande. Para bien o para mal, no lo es tanto. De todos modos, como medio capaz de llegar a miles de personas de un abanico de edades muy amplio, el cómic puede resultar de  extrema utilidad a la hora de generar los estados de ánimo o difundir la  información necesaria que a la larga resulten en verdaderos cambios de cierto  calado. Y así al menos, mejorar las cosas.

 

E.J. ¿Cómo planteas este aspecto en tus alumnos en clase?

MARIANO: Siempre he pensado que para hacer algo que realmente tenga una  carga emocional suficiente como para movilizar a la gente, hay que ser muy  sincero, hay que poner mucho de uno mismo en el proyecto que sea. No  siempre resulta fácil ni todas las historias son adecuadas para ello. Pero no se  puede negar que cuando una historia es “de verdad”, el resultado final siempre  tiene ese plus de autenticidad que deja una marca en el lector que la mayoría  de historias de fantasía no pueden.

 

E.J. ¿Por qué recomiendas la lectura de este cómic? 

AGUS: Porque es un cómic de aventuras con algo de chispa romántica entre los dos personajes principales. Ese era el reto cuando me embarqué en esta  aventura: hacer que los lectores pasaran un buen rato y empatizaran con los personajes y el megalodonte mientras daba a conocer un asunto de extrema  urgencia: el aleteo como un acto extremadamente cruel y la destrucción de los  hábitats marinos.  

MARIANO: Porque a su manera, es un cómic diferente, creado por unas  razones diferentes y trabajado con mucho cariño y cuidado por parte de todos los que hemos participado en él. No es un producto estándar de una editorial, sino que lo hemos trabajado como hemos considerado oportuno y sin ninguna censura ni cortapisas más allá de nuestro deseo de crear algo que sea  interesante y que pueda llegar al máximo de gente posible. 

SANTI: Porque leer es otra manera de vivir y porque tiene un tiburón gigante.

Leave a comment