¿Qué fue de…? Entrevista a Eduard Balust

Eduard Balust ha sido uno de los talentos surgido del curso de Manga de Escola Joso y, al que podemos decir ya, que su talento ha traspasado fronteras. El pasado mes de diciembre salió a la venta en Japón la revista GanGan Joker por la editorial japonesa SquareEnix y en el que ha podido publicar en la misma revista el oneshot HumanExe, ilustrado por él y con guion de Blanca Mira. En el momento que nos llegó a nuestras manos el ejemplar, nos pusimos en contacto con él para que nos explicará un poco su experiencia.

 

Imagen del blog de Eduard Balust

Entrevista Eduard Balust

Antes de lanzarse a la aventura japonesa, Eduard Balust ha tenido una trayectoria profesional dentro de nuestro país. Su andadura como mangaka reconocido comenzó cuando ganó el X Concurso de Manga, organizado con Norma Editorial, certamen que ganó con su obra Ad Mortem junto a Blanca Mira (guion). Más tarde, consiguió el Premio de Cómic de FICOMIC y tiene varias obras publicadas con la Editorial Letrablanka: Let’s Cook! y Olympics. En la entrevista hemos querido que nos cuente un poco como funciona el mercado editorial japonés y cuales son los mecanismos que hay que seguir para que una obra sea publicada en el país nipón. ¡Esperamos que sus consejos os ayuden a dar ese impulso hacía vuestro futuro profesional!

 

E.J. ¿Cuándo decides hacer el paso de irte a vivir a Japón y apostar por intentar trabajar de dibujante en ese país?

E.B. Llevo con este sueño de querer ser mangaka en Japón desde los 14 años, justo cuando entré en la Escola Joso. Sabía que antes de poderme lanzar a la aventura, primero tendría que conseguir algún logro en España -como ganar el concurso de Norma- si quería tener un mínimo de posibilidades. Así que lo intenté durante varios años hasta que lo gané en 2015-2016 y cogí la confianza para dar el siguiente paso: ir a Japón.

 

E.J. ¿Qué ha supuesto para ti publicar el primer ‘oneshot’ en la revista de la Editorial Square Enix?

E.B. Un paso más hacia mi sueño/objetivo de conseguir ser serializado con una serie que se haga popular en Japón. Así que publicar un oneshot es solo un paso más hacia ese objetivo el cual siento que, a pesar de haber logrado esto, aún le queda bastante por recorrer. Serializar en Japón es un proceso muy lento.

 

 

E.J. ¿Es indispensable dominar el idioma japonés para comunicarte con las editoriales japonesas?

E.B. Indispensable. Por lo general los editores no saben inglés (y menos español u otro idioma). Cuando se presentan los storyboards al editor, tiene que también estar escrito en japonés, ya que lo tiene que entender tanto él como sus superiores en caso de que el editor le dé el visto verde. Así que sí, creo que es indispensable hablar fluidamente el japonés. Primero para escribir los storyboards y luego para comunicarte con el editor para los posibles cambios que te sugiera hacer.

 

E.J. ¿Hasta qué punto es importante la integración cultural para poder trabajar de ‘mangaka’?

E.B. Bueno, he vivido hasta ahora, los editores por lo general van a tratarte como si fueras un japonés. Así que supongo que algo de importancia sí que tiene la integración cultural, ya que ellos también esperan ser tratados como lo son con otros japoneses. Obviamente saben que a un extranjero no le pueden exigir ciertas cosas como dominar a la perfección el lenguaje “keigo” (japonés de negocios/honorífico), pero está claro que van a esperar que cumplas a rajatabla las fechas que te pidan, y sobre todo la puntualidad en las reuniones. Diría que más que integración cultural, hay que mostrar “profesionalidad”.

 

E.J. ¿Es difícil para un autor extranjero abrirse camino profesionalmente en Japón ¡En tu caso vemos que difícil pero no imposible!

E.B. Difícil, bastante difícil… Digamos que hay muchas barreras hasta lograrlo, y además que es un proceso que requiere muchísimo tiempo, paciencia y esfuerzo. Primero está el tema del idioma, que mínimo son 1-2 años de estudio intensivo. Y luego está el tema de convencerles con una buena historia, el cual el listón lo ponen por las nubes. Pueden pasar meses de correcciones y correcciones hasta que un mísero oneshot sea aceptado. Hay que tener en cuenta que se está compitiendo contra los mismos japoneses en su terreno del manga, así que fácil no puede ser para nada.

También claro está, que aunque se parezcan, cada editorial es distinta y el listón es mucho más alto en las editoriales grandes que en las pequeñas.

E.J. ¿Para que te acepten un proyecto en una editorial qué proceso has de realizar?

E.B. En caso de no haber publicado anteriormente en Japón (da igual si lo has hecho en tu país), lo normal es que te pidan en la mayoría de revistas que participes en su concurso de oneshots.  Son concursos en el que se presentan solo los storyboards del oneshot o, directamente, el oneshot ya dibujado dependiendo de la revista y editorial. Por lo que aconsejaría primero ir a los que solo te piden el storyboard para ahorrar tiempo. En estos concursos se suelen presentar entre 20 y 50 proyectos que ya han pasado el visto verde de su respectivo editor, así que hay bastante competencia a la que ganar.

Luego hay otras revistas que no tienen concurso de oneshots, pero sí que te piden igualmente uno para probar si tu proyecto es bueno y gusta a los lectores de dicha revista o no vale la pena seguir con ello. Por lo general, hay que pasar por el aro de hacer un oneshot en caso de que quieras publicar tu propio proyecto.

Una vez el oneshot tiene buenos resultados, se puede empezar a preparar los storyboards para presentarlos en una de las reuniones de serialización, el cual exigen los 3 primeros capítulos de la serie y son aún más exigentes que en la publicación del oneshot para que te den el visto verde.

 

E.J. ¿En tu caso cuáles han sido los pasos que has realizado para conseguir publicar?

E.B. Primero, estudiar japonés durante 2 años intensivos en una escuela de japonés en Japón. Luego, fui a ver a varios editores de distintas editoriales y revistas hasta encontrar en SquareEnix un interés hacia el trabajo que tenía entre manos. A partir de entonces empezó un proceso de correcciones y mejoras de dicho storyboard durante varios meses hasta que, tanto el editor como sus superiores, estuvieron satisfechos y con el que decidieron probar de publicarlo.

 

E.J. ¿Los editores japoneses te dan total libertad a la hora de crear?

E.B. Sí y no a la vez. Te dicen que escribas/dibujes lo que te parezca, pero luego si no se encasilla dentro de los parámetros de la revista con la que te estás dirigiendo, te harán hacer correcciones para que encaje en dichos parámetros. En ese sentido son bastante cuadriculados, o lo adaptas a sus reglas, o no se publica. Pero en general diría que hay libertad.

E.J. ¿Es igual de exigente el nivel de dibujo que te piden que el guion?

E.B. Yo creo que no, que en el guion se exige bastante mucho más. Y se puede comprobar yendo a cualquier librería de Japón donde hay muchos mangas con un dibujo simple pero con un guion que lo compensa y por mucho. En general le dan mucha más importancia al guion, ya que no sirve de nada un manga muy bien dibujado pero que la historia no sea interesante.

Para poner otro ejemplo mucho más cercano, el oneshotHumanExe’ que publiqué en SquareEnix tuvo unos resultados flojos en cuanto a guion, pero los tuvo por encima de la media en cuanto a dibujo. ¿Resultado? No sirve para seguir insistiendo para una posible serialización, hay que trabajar en un nuevo proyecto con otro guion distinto que pueda satisfacer de mejor forma a los lectores de dicha revista y que luego se refleje en las encuestas.

 

E.J. Para la revista de manga japonesa ‘Tezucomic’, que se realizó un homenaje a la figura de Osamu Tezuka, han participado algunos autores españoles Kenny Ruiz, Juan Díaz Canales o Belén Ortega, todos autores reconocidos en España que han hecho su primera incursión en la historieta japonesa… ¿Sabes si ha tenido una repercusión positiva en Japón?

E.B. Pues no creo que pueda opinar mucho respecto este tema porque apenas sé sobre dicha revista. Parece más como el nombre indica, una revista dedicada para los fans de Tezuka, dirigido a un pequeño nicho de lectores. En lo personal, no tengo ningún interés en dibujar historias inspiradas en otro autor, pero respeto mucho a los autores que sí lo hacen con nuevas creaciones a partir de la buena base que sentó Tezuka.

 

E.J. ¿En qué se diferencia en la forma de trabajar de una editorial europea?

E.B. Aunque solo puedo opinar por el caso de España dentro de lo “europeo”, el proceso de creación es muy distinto al japonés. Digamos que la figura de “editor japonés” en España no existe tal cual, y de existir es muy leve comparándola con lo que se puede encontrar en Japón.

Los editores españoles se especializan más por negociar por cómics/mangas de otros países y traerlos en español dentro de su respectiva editorial, y normalmente se basan en la popularidad que reciben en su país de origen para valorar si una obra va a vender en España o no. Por lo que ese es su trabajo principal, y no el de valorar si una historia patria es buena o podría mejorarse dando algunos consejos.

En ese sentido siento que se centran más en si puede vender con un dibujo bonito mientras la historia funcione más o menos bien dentro de lo estándar. Por lo que se podría decir que publicar en Japón es bastante más complicado y laborioso, que hacerlo en España por ejemplo.

 

E.J. ¿Cuál es el consejo más presente en tu profesión de tu paso por Escola Joso?

E.B. Es complicado responder esto después de tantos años después de haberme graduado de la Escola Joso, jaja. Pero creo que uno de los principales que recuerdo y sigo teniendo presente es el de esforzarse para crear siempre personajes muy cañeros, porque esto es lo que vende más en el mundillo del manga. Al fin y al cabo, los personajes en un manga lo son todo, ya que la historia siempre gira entorno a ellos. Unos personajes bien cañeros enriquecerán mucho más la historia y hará que destaque entre las del montón.

 

E.J. ¿Qué consejo le darías a un estudiante que quiera seguir tus pasos?

E.B. ¡Hay que darlo todo! Y casi en sentido literal, porque el esfuerzo que hay que dar es titánico.

Primero de todo olvídate de Japón si no puedes publicar en tu país de origen. Siempre es mucho más fácil publicar en tu país con tu idioma que hacerlo en uno extranjero, por lo que animo primero a empezar por aquí y coger experiencia.

Y luego… Hartarse de paciencia hasta lograr los objetivos propuestos. Porque esto no es algo que se consiga rápido, toma meses e incluso años, así que hay que estar mentalizado con ello y nunca tirar la toalla por muchos rechazos que lleguen.

Leave a comment